notitle
notitle

En 1969, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú firmaron el Acuerdo de Cartagena (Pacto Andino). En 1973 se incorpora Venezuela. En lo económico, enfocados en la setentera visión de sustituir importaciones, manteniendo aranceles altos, tratando en lo posible de excluir el comercio con el resto del mundo.

Chile se retira en 1976 buscando su propio modelo de desarrollo abriéndose al comercio global.

En 1997, y ante el fracaso del modelo adoptado, se cambia el nombre a Comunidad Andina (CAN) y se proponen nuevas reformas, buscando liberalizar el comercio, eliminando los aranceles entre los miembros y formar un área de libre comercio donde las mercaderías circularían libremente.

Por su lado, el Perú inicia en los noventa una reforma económica y comercial paralela de apertura, disminuyendo aranceles al resto del mundo, eliminando barreras al comercio, mirando al mundo como mercado. Dejamos de mirar exclusivamente a la CAN como proceso de integración y, en 1997, ingresamos al APEC. Luego iniciamos acercamientos bilaterales con nuestros principales socios comerciales: el primero de amplia cobertura fue el TLC con los EE.UU., lo que ofendió a Venezuela y se retiró de la CAN.

Hoy tenemos cerca de 20 acuerdos de libre comercio. A más de 46 años del proceso de integración andina, ya nadie escucha hablar de la CAN, pero aún existe, con su local y burocracia en la avenida Aramburú; calladita, sin aterrizar en nuevas propuestas de reforma como le ha sido ordenado. Y el Perú, a pesar de esa carga, sigue avanzando, creando la Alianza del Pacífico, participando en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y buscando ingresar a la OECD. Desde que pusimos de lado a la CAN y comenzamos a hacer alianzas con países modernos y competitivos, el Perú ha venido creciendo y eliminando pobreza.

Eso es lo que realmente importa: eliminar pobreza.

eduardoferreyros@gmail.com