"Nada mejor que campañas de información y disuasión bien diseñadas y mejor planificadas para convencer a desconfiados o indecisos, con mensajes imaginativos pero consistentes". (Foto: GONZALO CÓRDOVA / GEC)
"Nada mejor que campañas de información y disuasión bien diseñadas y mejor planificadas para convencer a desconfiados o indecisos, con mensajes imaginativos pero consistentes". (Foto: GONZALO CÓRDOVA / GEC)

La cantidad de personas que por distintas razones –dejadez, ignorancia, prejuicio– no ha acudido a recibir su segunda dosis contra el es en verdad alarmante. Según la información proporcionada por el Minsa, hasta el martes último habían más de 2 millones 700 mil personas que no habían regresado para completar su esquema de vacunación.

Preocupa, pues, aunque el Perú no ha llegado a entrar en una tercera ola, como en países del hemisferio norte –Alemania, Austria, Rusia, Ucrania, República Checa– el rebrote en los contagios está llevando a las autoridades a considerar nuevos confinamientos o toques de queda para sus ciudadanos, especialmente en las localidades donde el fenómeno se manifiesta con mayor peligrosidad.

La causa principal del repunte parece ser una sola: los no vacunados. Son estas personas, renuentes a recibir la inmunización, quienes se están volviendo agentes infecciosos y determinando los rebrotes, a los que se suma el surgimiento de variantes y mutaciones del virus con mayor capacidad de contagio que la cepa original

En nuestro país, el gobierno debería buscar mecanismos novedosos y campañas dirigidas a la conciencia de la gente para cerrar esta brecha, en lugar de amenazar con soluciones draconianas, extremas, como la de la “muerte civil” de los no vacunados. Nada mejor que campañas de información y disuasión bien diseñadas y mejor planificadas para convencer a desconfiados o indecisos, con mensajes imaginativos pero consistentes. La proliferación de fake news no ayuda, desde luego, pero la desinformación en redes sociales y medios irresponsables solo se combate con más y mejor información.

El miércoles la cifra de contagios reportada en nuestro país se incrementó notablemente (1,032 casos frente al promedio de las últimas semanas que era de 400 a 600 casos por día). La única forma de evitar que entremos en una tercera ola de la plaga –aparte de las pérdidas de vidas, con las nefasta consecuencias económicas que traería para el país– es vacunándose como es debido. Con la dos dosis completas y la tercera de refuerzo, cuando toque hacerlo.

Prohibido bajar la guardia. Todavía no se puede cantar victoria.

TAGS RELACIONADOS