(Foto: Presidencia Perú).
(Foto: Presidencia Perú).

El contrato que la empresa estatal de petróleo le ha otorgado a una comercializadora de biodiésel luego de que su dueño tuviera dos reuniones con el presidente Pedro Castillo y en la última de ellas coincidiera –según los registros de ingresos a Palacio– con el gerente general de Petroperú, Hugo Chávez, y la lobista Karelim López, contribuye a elevar el nivel de sospecha sobre maniobras turbias detrás de algunas de las millonarias licitaciones entregadas por este gobierno en menos de un semestre.

No es correcto ni aceptable que un presidente de la República se reúna con proveedores del Estado. Las justificadas sospechas de un eventual negociado o intento de influir en los procesos de contratación, un hecho que, de comprobarse, configuraría un delito sumamente grave, deben ser aclaradas.

Así como en la licitación del puente Tarata, en este caso se acumula un buen número de elementos que hacen dudar de la transparencia en la entrega de la buena pro. Por ejemplo, que el mandatario reciba en su despacho al contratante antes de que salgan los resultados de la convocatoria pública, y que se hayan registrado maniobras administrativas extrañas, que parecieran haber reforzado las posibilidades de la empresa ganadora: un contrato nada menos que de 300 millones de soles, según informó el programa periodístico Panorama.

El reportaje mostró que pocos días después de esa cita con el mandatario, el 21 de octubre, la Gerencia del Departamento de Distribución de Petroperú solicitó ofertar precios por el valor de 280 mil barriles de biodiésel aparentemente destinados a abastecer las refinerías de Mollendo, Conchán y Talara. ¿Coincidencia? ¿Casualidad?

MIRA: Carta cerrada

Los antecedentes de los no menos sospechosos encuentros nocturnos en el Pasaje Sarratea en Breña y la muy escasa transparencia con que suele actuar el gobierno resultan determinantes y las alarmas se han encendido. La Contraloría ya se puso manos a la obra, pues la investigación cae por su propio peso.

A su vez, la Fiscalía ha actuado también sin la demora a la que nos venía acostumbrando y queda por verse qué hay detrás de esta lluvia de millones a favor de un “comerciante”, caserito de Karelim López la lobista que, aparentemente, coordinaba con el exsecretario de Castillo, Bruno Pacheco.

Sino es en el despacho clandestino de Breña, es en el propio despacho presidencial de Palacio de Gobierno, pero lo cierto es que al Presidente le gusta “encargarse” personalmente de las licitaciones millonarias.

VIDEO RECOMENDADO

Presidente Castillo no autorizó diligencia fiscal en Palacio
Pedro Castillo no permitió el ingreso del Ministerio Público a la oficina de Secretaría del Despacho de Presidencial. Además la Fiscalía realiza diligencia en Petroperú por licitación otorgada a proveedor que se reunión con Pedro Castillo. En Chumbivilcas: desconocidos incendian campamento de minera Anabi. Y ministro Carlos Gallardo a horas del debate de censura afirma “No tengo por qué renunciar, no veo motivo”.