Bicameralidad en debate

“En Perú21 respaldamos la propuesta del presidente y exhortamos a los legisladores a ser en extremo cuidadosos al momento de desarrollar el cambio”.

Congreso de la República

El domingo por la noche el presidente Vizcarra anunció que exigiría la cuestión de confianza al Parlamento sobre los 4 proyectos de reforma política y judicial. (Foto: Congreso de la República)

(Foto: Congreso de la República)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

Después de harto debate, la Comisión de Constitución del Congreso aprobó recientemente la segunda de las reformas que el presidente Martín Vizcarra planteó como eje para realizar los cambios en el sistema político y judicial: el retorno a la bicameralidad. La polémica se extendió en este extremo específico por un artículo en especial: el 90. Allí se consignaba constitucionalmente una serie de ideas y conceptos que, como han acordado varios expertos, tendrían que plantearse en normas de desarrollo y no en la propia Constitución.

Las recomendaciones ofrecidas por distintos especialistas al Congreso permitirían que la bicameralidad se apruebe en el Pleno sin mayores especificaciones. Ayer se debatía que el número de integrantes de cada cámara, sus funciones, los requisitos para postular y –sobre todo– la relación fiduciaria que cada representante tendrá que construir, al ganar, con quienes lo lleven a su escaño queden para más adelante. La discusión contingente será tan importante como la propia reforma.

La nuestra es una democracia que opera bajo ciertas particularidades que deben ser tomadas en cuenta al desglosar legalmente este cambio: uno de cada tres peruanos vive en Lima. Este dato, que suele repetirse con frecuencia, supone un reto inmenso. ¿Cómo podremos ensamblar una cámara de diputados en la que ninguna de las regiones se vea subrepresentada, cuando el criterio geográfico no se acerca a la distribución demográfica?

La propuesta del Ejecutivo habla sobre diputados elegidos en microrregiones y senadores elegidos en macrorregiones. Estas últimas responden, en cierta medida, a la lógica geoeconómica que Javier Pulgar Vidal promovió desde su visión de la horizontalidad. Eso no significa un problema; sin embargo, la cantidad de personas que representa a cada zona del país debe responder al número de quienes la habitan. Hay distritos en Lima que tienen poblaciones superiores a las de macrorregiones completas.

Así, en Perú21 respaldamos la propuesta del presidente y exhortamos a los legisladores a ser en extremo cuidadosos al momento de desarrollar el contenido del cambio: si lo que buscamos es una cámara de diputados que sea un puente directo con sus electores, la legislación debe estimularlo; si la cámara de senadores busca ser un espacio de mesura y reflexión, habrá que hacer lo mismo. Y ambas implican una decisión impopular pero necesaria: necesitamos más legisladores.

Ir a portada