Plan venganza

“Es claro que el verdadero objetivo es ir detrás del coronel Harvey Colchado, jefe de la División de Alta Complejidad (Diviac)”.

Carlos Morán, ministro del Interior.

Carlos Morán, ministro del Interior.

Carlos Morán, ministro del Interior.

Editorial Perú21
Editorial Perú21

Como si el resultado del referéndum no resumiera el rechazo que la mayoría en el Congreso ha conquistado en la ciudadanía, el Apra y el fujimorismo, siempre unidos, presentaron ayer una moción para interpelar al ministro del Interior, Carlos Morán. El pretexto es la supuesta interceptación telefónica que, en plena calle y con editoras de video, la Policía le habría hecho al ex presidente Alan García al día siguiente de que le pidieran que abandonara la residencia del embajador de Uruguay.

Sin embargo, es claro que el verdadero objetivo es ir detrás del coronel Harvey Colchado, jefe de la División de Alta Complejidad (Diviac). Sus investigaciones permitieron ajustar las clavijas del caso Los Cuellos Blancos del Puerto, la organización criminal que se enquistó en el sistema de justicia y que en sus ramificaciones involucró a vocales y fiscales supremos y a integrantes de los partidos políticos que ahora se la quieren cobrar.

Antes de plantear la interpelación, el fujimorista Carlos Tubino y el aprista Jorge del Castillo ya le habían exigido al general Morán que retire de la cabeza de la Diviac al coronel Colchado. Creen que quitando del camino a quien obstruye sus intereses se acabará su mala suerte.

“Señor ministro, hay muchas quejas respecto al coronel Colchado. Es el momento de que usted tome la decisión de relevar a esa persona. No puede seguir el coronel Colchado a cargo de esa dirección (Diviac) o si no, el Congreso deberá tomar medidas”, le dijo Del Castillo a Morán la semana pasada en una sala del Parlamento.

Tubino, por su parte, deslizó la posibilidad de un contubernio entre el Gobierno y la Policía para perjudicar al fujimorismo. “Queremos insistir en que el coronel Colchado tiene más poder que un general en la Policía. Él despacha directamente con el ministro. Y tenemos todo el derecho de sospechar que es la policía política del Gobierno”, refirió en el mismo recinto.

Semanas antes, en el chat La Botica, los fujimoristas tramaban exigir la salida de Colchado. El pretexto serían sus declaraciones sobre el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, a quien con todo derecho, dado su trabajo de investigación, considera un Cuello Blanco.

Con firmeza, decisión y dignidad, el ministro del Interior, Carlos Morán, ha defendido al jefe de la Diviac, respaldando los aciertos de su trabajo y destacando sus cualidades profesionales. La lucha contra la corrupción es una política del Gobierno que Morán integra.

Saludamos la postura adoptada por el ministro y esperamos que la ciudadanía la acompañe, porque Harvey Colchado es el José Domingo Pérez de la Policía Nacional.

Tags Relacionados:

Editorial

Ir a portada