notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Dicha afirmación, que compartimos plenamente, está adquiriendo un relieve ejemplarizante en Ecuador. En efecto, su gobierno acaba de ofrecer 5,500 puestos de trabajo a profesores universitarios españoles para que formen a futuros profesores de su nación.

En una rueda de prensa en Madrid, el representante ecuatoriano ha afirmado que su gobierno busca formar a investigadores y profesores para cubrir el déficit de docentes que experimenta su país. Ha explicado que los contratos pueden ser temporales, desde una semana a tres años, o indefinidos, en función de la voluntad del solicitante y las necesidades del país. Los salarios van desde los 5,009 dólares mensuales para profesores principales, a los 2,783 dólares para profesores agregados y 2,226 dólares para profesores auxiliares. Además del sueldo, los que finalmente sean contratados recibirán ayudas para la vivienda, la alimentación y el transporte, y los visados que reciban estos docentes se adecuarán al contrato laboral que acuerden con la Universidad Nacional de Educación de Ecuador (UNAE).

Dejando de lado las rivalidades propias del subdesarrollo mental, esta es una apuesta por el futuro, una política que va más allá de las obsesiones coyunturales y marca una línea sensata de acción. El Plan Internacional de Captación y Selección de Educadores se llevará a cabo a través de UNAE, que pretende, para 2025, contar con seis sedes dedicadas a formar educadores.