Ni una menos
Ni una menos

Unas 17,182 denuncias de violación sexual a mujeres en lo que va del año en el país.

Más del 70% de mujeres han sufrido violencia por su pareja. Solo el 30% de mujeres acceden a educación superior. Una de cada 6 adolescentes ya son madres.

En Lima Metropolitana, los hombres reciben una remuneración promedio mensual de 2,029.6 soles, mientras que la mujer, 1,465, es decir, un tercio menos. Esta diferencia se incrementa en el resto del país.

De hecho, en el mundo rural, el hombre gana un promedio de S/770.4 soles, mientras que la mujer recibe un promedio de 433 soles, es decir, casi la mitad de lo que recibe un hombre.

Si usted cree, amigo lector, que nada tiene que ver con estas cifras, se equivoca. En la medida en que no comparta las tareas del hogar con su pareja, usted también se vuelve cómplice de la desigualdad.

Según el INEI, en su Encuesta del Uso del Tiempo 2010, la PEA femenina ocupada les dedica 19 horas y 27 minutos a actividades de cocina y aseo de la casa, mientras que la PEA masculina ocupada les dedica 7 horas y 23 minutos, es decir, menos de la mitad.

En la medida en que usted, como empleador, ofrezca un salario menor a una trabajadora, se vuelve un agresor de su propia empresa, de su sector económico y de su país. Ya es tiempo de voltear eso y que pida más mujeres mejor pagadas, más oportunidades de estudio para ellas, más mujeres ascendidas, más mujeres en su directorio.

Ya ni siquiera es una cuestión solo de derechos; también es una cuestión de mejorar la competitividad del país. Si la mitad de la PEA no está teniendo las oportunidades que necesita para emprender y potenciar su productividad, jamás seremos un país del primer mundo. Por el bien del país, necesitamos más hombres que digan ¡BASTA! No sea macho, sea valiente y sea parte del cambio.