Principito. Guillermo agradeció que el bebé se parezca a Catalina. (AFP)
Principito. Guillermo agradeció que el bebé se parezca a Catalina. (AFP)

LONDRES (EFE).– Los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, abandonaron el hospital Saint Mary de Londres con su primer hijo en brazos, que ocupa el tercer puesto en la línea de sucesión al trono británico con el tratamiento de Su Alteza Real, el príncipe de Cambridge.

La familia real dejó el centro hospitalario en medio de una gran expectación mediática y los padres hablaron con la prensa antes de dirigirse al palacio de Kensington, donde pasarán al menos sus primeros días.

"Tiene un buen par de pulmones, eso está claro. Es un niño grande, pesa bastante", afirmó el orgulloso padre, en alusión a los 3.8 kilos que registró su primogénito al nacer.

En cuanto al nombre del futuro rey, el hijo del príncipe Carlos y la difunta Diana no desveló el misterio, al afirmar que "aún estamos trabajando en ello".

El pequeño, que debutó ante el mundo con los ojos cerrados y las manos junto a la cara, es el tercero en la línea de sucesión de la corona detrás de su abuelo, el príncipe Carlos, y su padre, Guillermo.

TENGA EN CUENTA

- El nacimiento del primogénito de los duques de Cambridge llega en uno de los mejores momentos para la monarquía británica, dos años y tres meses después de la boda de Guillermo y Catalina y un año después de que la reina celebrara su Jubileo de Diamantes.