(GEC)
(GEC)

En 200 años, Perú no ha logrado ser una república de ciudadanos que se sientan representados por sus políticos e instituciones, obligados y protegidos por sus leyes y parte de un colectivo común que promueva niveles mínimos de colaboración cuando hay visiones distintas. Tener un buen Estado es indispensable, el liberalismo lo afirma. Las reformas necesarias para conseguirlo nunca tuvieron soporte político necesario, salvo algunas medidas aisladas. Esas reformas no están en la Constitución y pueden ser complejas y aburridas, pero los problemas se cuelan en la letra chiquita.

El Estado peruano es un enredo por donde se le mire. Explicárselo a un extranjero de un país donde el Estado sí funciona implica ver cómo se le agrandan las pupilas y achinan los ojos; hagan la prueba. Es como subirlo a un mototaxi para serpentear un río por un camino rural de la sierra: verán incredulidad y vértigo.

Elegimos cuatro niveles de gobierno: presidente y Congreso (con los conflictos atroces vividos) más 25 gobernadores regionales, (donde el que gana se lleva la mayoría del Consejo). Colombia, en cambio, , con 33 gobiernos intermedios (32 departamentos y Bogotá) y 1,123 distritos (40% menos que Perú, con 12% menos territorio, pero 55% más población). Ya aprobaron cinco regiones administrativas de planificación (las nunca concretadas macrorregiones de Perú).

Ya tenemos inscritos 23 candidatos presidenciales, imaginen cuántos candidatos a regiones, provincias y distritos se presentan, y recuerden que casi no hay partidos nacionales. Atomización total por el lado político. Por el lado legal, no se aclara del todo qué hace y no hace cada nivel de gobierno. Y es difícil de aclarar porque las categorías región, provincia y distrito esconden demasiada diversidad adentro. Decir distrito es como mamífero: sabemos que maman y nada más. El distrito San Juan de Lurigancho (4to. nivel de gobierno) atiende a casi la misma población que toda la región Áncash (2do. nivel de gobierno). Hay 15 gobiernos regionales con menos población que ese distrito. Además, cada entidad estatal (gobierno central, organismos autónomos, etc.) ha ido aumentando su presencia geográfica como pudo o le venía del forro. Recién en 2015, por ejemplo, la PNP inició un proceso para adecuarse a los .

Sobre carrera pública, explicar en simple los regímenes laborales le toma a Servir . El clasificó a Perú en el mismo grupo que El Salvador, Nicaragua, Panamá, Paraguay y República Dominicana, y detrás de Chile, Brasil, Costa Rica, Colombia, México y Uruguay.

Como orden de magnitud, el Estado peruano ha aumentado el presupuesto público cinco veces, gracias al crecimiento económico y recaudación. Sin duda falta, pero las tuberías rotas hay que arreglarlas antes de meterle más agua.