Jean Paul Osores
Jean Paul Osores

El agua es el componente más abundante en el cuerpo humano y participa en todos los procesos enzimáticos, metabólicos de nuestros sistemas y aparatos. Es así que la célula mantiene su función óptima cuando estamos bien hidratados. Es necesario día a día consumir una cantidad mínima de agua, que puede variar de 1.5 litros a 2 litros por día. Esto variará de factores como la temperatura del medio ambiente, la cantidad de actividad física que realicemos, el tipo de alimentación que llevemos, el sexo, trabajo, entre otros. Caso particular es el de los deportistas amateur y profesionales, en donde las pérdidas de agua por vía respiratoria y por la piel son considerables y estas vienen, además, con la pérdida de electrolitos como el potasio, el sodio, el calcio, el magnesio, el cloro, que son vitales también en los procesos del cuerpo humano y, además, en la conducción nerviosa. Es frecuente que lleguen pacientes a la consulta quejándose de cansancio, por ejemplo, o mucho sueño después de largas horas de entrenamiento semanal.

Acá hay un dato que es relevante preguntarles: ¿usted tiene sudoración profusa? Esto significa que una persona puede sudar en mayor cantidad en zonas como la espalda, la axila, el pecho, frente y las extremidades. No en todas las personas sucede lo mismo. Hay otros que trabajan físicamente igual y transpiran mucho menos. Eso depende de la genética de cada uno. Lo que debemos hacer es pesarnos siempre antes de la actividad física o deportiva para saber nuestro peso y después de la misma. Además, por camiseta sudada, es necesario reponer no solo agua, sino electrolitos. Acá entran a tallar las bebidas de rehidratación oral que sirven solo para este fin, ya que para aquellos que caminan o solo van al gimnasio y sudan mínimo, es mejor solo tomar agua, ya que poseen, además, carbohidratos como apoyo energético.

Recibo sus comentarios al Whatsapp 987767053.

Tags Relacionados:

Hidratación

Deporte

Leer comentarios ( )

Ir a portada