notitle
notitle

Alfredo Ferrero,Al.MercadoLos opositores políticos siempre dirán que el discurso fue insuficiente. Nunca escuché a uno resaltar el discurso de su contrincante. El presidente no hizo alarde de una gran oratoria, pero el discurso tuvo la virtud de intentar reactivar la confianza y recuperar el ritmo de crecimiento a través de mayores inversiones y más gasto público. Reclamó unidad frente al reto del bicentenario. La inversión de S/.4,000 millones en educación y S/.2,500 millones en salud son positivas, aunque no solucionen todos los problemas. Se anunciaron cambios en canon minero e infraestructura (Carretera Central, Hidrovía Amazónica, aeropuertos, puertos, Línea 3 y 4 del Metro). Las medidas podrían generar un déficit fiscal luego de varios años de superávit, pero, con un déficit tan grande en educación, infraestructura y salud, el superávit puede parecer ofensivo en un país que le falta tanto. No somos Suiza o Suecia.