notitle
notitle

alevy@ambiand.com

En dos semanas y por 12 largos días, Lima será sede del 20º periodo de sesiones de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático – COP20. El Consejo Interreligioso del Perú (en el mismo ente argentino su Santidad siempre fue un apoyo) que agrupa a las principales religiones monoteístas de nuestro país, en concurso con la Oficina Regional Latinoamericana y Caribeña de Religiones por la Paz, se unirá con las comunidades de fe de todo el mundo para presentar un frente común para dilucidar las cuestiones de responsabilidad y rendición de cuentas sobre las causas del cambio climático, según anuncian en su portal. Vienen también otras deidades, como Leonardo DiCaprio y Al Gore, con lo que el show mediático está asegurado. Dicen los representantes de nuestras religiones que se quiere evitar el fracaso de la COP19. Muchas agendas, muchos intereses y objetivos no auguran –a priori– grandes transformaciones. En Perú el cambio climático se evidencia, por ejemplo, en la disminución de los glaciares en las altas cumbres o la disminución de las lluvias en el tercio sur vinculada a la deforestación entre Bolivia, Brasil y Paraguay. Como ya dije antes, se confunde mucha variabilidad con cambio climático.