notitle
notitle

Aldo Mariátegui,Ensayos impopularesamariategui@peru21.com

Como con la izquierda, el políglota Ollanta abandonó a su otrora promotor brasileño y cambió el portugués por el inglés y el coreano (y ahora último por el francés). Por eso Dilma suspendió dos visitas a Lima y ha venido esta vez con las amenazas de que Petrobras se va de Camisea y con la oferta de otro elefante blanco para beneficiar a los constructores brasileños, que es un descabellado ferrocarril.

Brasil S.A. vive un momento especial: mientras se derrumba la falacia de que iba a ser pronto una potencia con ese cuentazo del BRIC y mientras su hombre más rico, Elke Batista, quiebra, el lulismo y sus empresarios devoran el festín de las Olimpiadas y del Mundial. Ojalá Humala no les haga caso y se queden nomás con su protegida Villarán. Escribir contra ellos ya me costó un querido empleo, pero como peruano no me gusta ser vasallo de otro país.