Sigue actualizado en nuestra APP

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Carlos Basombrío,Opina.21El fujimorismo ha logrado posicionarse como una fuerza política muy importante. Sus debilidades son conocidas, pero se podría resaltar como fortalezas el contar con una población agradecida con Alberto Fujimori por haber solucionado problemas importantes en momentos difíciles, el haber logrado distanciarse parcialmente de la imagen de Montesinos vía el liderazgo de una chica joven y, la tercera, una gran capacidad de mantenerse unidos. Lo último empieza a fallar.

Lo peor que le puede pasar a Keiko es que se produzcan fricciones graves entre ella y su padre. Ella necesita un padre silente y hasta ausente, lo que no está ocurriendo, ni parece va a ocurrir.

Desde hace un buen tiempo se percibe que los intereses de la hija y del padre divergen.

Que hay un "keikismo" y un "albertismo". Esto ha sido visible en la decisión de Alberto de no aceptar culpabilidad, como en ocasión anterior, sino ir a un juicio por corrupción lo que, al recordarnos cotidianamente el peor lado de esos años, afecta a su hija. Está también la compra de un kit electoral por el lado del padre y, del otro, las críticas de congresistas fujimoristas al abogado del expresidente por "manipularlo para sus propios intereses".

Quizás haya algo de eso, pero es evidente que Alberto Fujimorise siente cómodo con él y al parecer Kenji también.

Esto le plantea a Keiko una tensión entre dos opciones difíciles de conciliar. Necesita reforzar una nueva imagen y distanciarse al máximo del lado negro del pasado, sobre todo pensando en la segunda vuelta. Pero, a la vez, gran parte del capital político que tiene ella es el ser la hija de su papá.

Si apareciese huérfana de padre político quedaría poco por exhibir ante los electores.

En un contexto de tensión interna, para evitar ese problema necesitaría darle a este grupo, encabezado por su padre y su hijo, un rol mayor, lo que la volvería más vulnerable a acusaciones de ser parte de un pasado de corrupción y crímenes.

Ir a portada