La dignidad que merecemos

“Con enorme hipocresía priorizan el monto del pago indemnizatorio que la empresa estaría obligada a pagar por encima de las declaraciones documentadas”.

Odebrecht

(Foto: AFP)

(Foto: AFP)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

La filtración del preacuerdo suscrito entre el Estado peruano y la constructora brasilera Odebrecht divulgado ayer en redes sociales ha revivido el debate entre los que apuestan porque Barata y compañía revelen los nombres de los políticos y los funcionarios peruanos a los que sobornaron, y los que tejen todo tipo de argumentos, llegando al extremo de manosear un valor fundamental como la dignidad, para evitarlo.

En otras palabras, entre los que privilegian que se castigue severamente a los corruptos, y los que quieren salvarlos boicoteando el convenio para que la empresa salga expulsada del país y se lleve a la tumba los nombres de sus cómplices peruanos.

Los políticos que critican el acuerdo negociado por la Fiscalía Anticorrupción y la Procuraduría obedecen a intereses muy oscuros, con enorme hipocresía priorizan el monto del pago indemnizatorio que la empresa estaría obligada a pagar según el convenio por encima de las declaraciones documentadas que sus funcionarios ofrecerían y que permitirían procesar y sentenciar a los que se llenaron los bolsillos con la corrupción.

Quienes están en ese lado aducen que el monto de la reparación civil (S/675 millones) que Odebrecht pagaría es considerablemente menor a lo que la constructora se llevó al incrementar las cifras de las obras que ejecutó. Y es cierto, el monto es menor, pero lo que no dicen es que si no se firma el acuerdo, la empresa se declarará insolvente y no pagará ni eso.

El legislador aprista Jorge del Castillo ha sido audaz, ha dicho que “vendiendo el 50% de Chaglla ya sería suficiente para pagar la reparación civil de un cocacho”. ¿Y todos los funcionarios del segundo gobierno aprista que cobraron coimas, bien gracias?

Otro congresista que apoya la perorata es Víctor Andrés García Belaunde, dice que sería una concesión nefasta porque pagarán “vía devolución en 15 años solo el 5% de lo que el Estado le paga al año”. ¿No tiene idea de lo que Odebrecht ha pagado en otros países? ¿No sabe que los montos son similares al que pagarán en Perú?

Tags Relacionados:

Editorial

Ir a portada