notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Supongo que el periodismo es algo más que anécdota, coyuntura y pullas. Lo supongo por lo que leo en medios alternativos y en algunos medios serios y responsables del orden establecido. ¿Qué es no caer en la anécdota, la coyuntura o la pulla? Simplemente tratar de entender y de explicar las tendencias políticas, sociales y económicas que se van dibujando en el horizonte y no ignorar aquellas que sacuden ya, y muy violentamente, la sociedad humana.

Descontextualizar para que no se entienda parece ser la voz de orden de quienes pretenden afianzar un modelo de sociedad que por el único sitio por el que no hace agua es por el de las cuentas bancarias de sus defensores. Vivimos una crisis global que se manifiesta en todos los niveles del quehacer humano, que se evidencia también en los planos regional y global y en las relaciones multilaterales. Con una superpotencia en plena adolescencia y predispuesta a resolver todo lo que le incomoda recurriendo a la fuerza, con una Europa en vías de dejar de ser la Unión Europea que, por otra parte, jamás fue pues nunca se decidió a asumir el protagonismo político que por historia y peso económico le correspondía, con unas Naciones Unidas cada día más desteñidas y cada día más proclives a consentir, con la boca cerrada, los disparates belicistas de la derecha estadounidense, con una OEA cuestionada y con organismos emergentes como Unasur, Celacs, ALBA y otros fuera de América que comienzan a visibilizarse en la política internacional.

Es decir, con un mundo que cambia constantemente, bajo la amenazante sombra del calentamiento global, no podemos reducir nuestras interpretaciones de la realidad a los pequeños y mezquinos intereses de la coyuntura.