SE ENTREGÓ. Mauro Hoffmann (der.), uno de los propietarios de la discoteca Kiss de Santa María. (AP)
SE ENTREGÓ. Mauro Hoffmann (der.), uno de los propietarios de la discoteca Kiss de Santa María. (AP)

SANTA MARÍA (Reuters).– La Policía brasileña detuvo a los dos dueños de una discoteca donde murieron 231 personas y a dos integrantes de una banda musical cuyos fuegos artificiales habrían incendiado el lugar, mientras que la justicia intenta identificar a los responsables de la peor tragedia mundial de ese tipo en una década.

Los cuatro hombres no fueron acusados, pero los fiscales dijeron que podrían permanecer en custodia policial por cinco días para ayudar a establecer las causas del incendio ocurrido en la madrugada del domingo.

Varios ataúdes, algunos envueltos en las banderas de los clubes de fútbol de las víctimas, fueron alineados en la morgue improvisada en el gimnasio municipal de la ciudad de Santa María, en el sur de Brasil.

Los conmocionados habitantes del lugar comenzaron a enterrar a sus muertos, muchos de ellos estudiantes universitarios.

La mayoría falleció por asfixia después de que un integrante de la banda disparó una bengala que prendió fuego al aislamiento acústico del local ubicado en el techo y el humo tóxico inundó rápidamente la discoteca Kiss.

La licencia operativa del local estaba vencida y, según testigos, los guardias de seguridad bloquearon inicialmente la salida de las personas porque temían que se fueran sin pagar la cuenta.

TREINTA GRAVESTarso Genro, el gobernador del próspero estado de Río Grande do Sul donde ocurrió la tragedia, dijo que los dueños y los músicos estaban bajo custodia de la policía para asegurar "que esto nunca vuelva a ocurrir".

Ochenta y dos personas continuaban hospitalizadas y al menos treinta están en condición grave.

TENGA EN CUENTA

- Tras escuchar los testimonios de más de 20 testigos, los investigadores están convencidos de que el incendio fue desatado por una bengala disparada por la banda.

- Los músicos de la banda Gurizada Fandangueira señalaron que no fueron responsables del incendio y que este se habría iniciado por un cortocircuito.

- El acordeonista, Danilo Jaques, de 30 años, falleció en el siniestro.