(Imagen de TV)
(Imagen de TV)

Minutos de terror se vivieron ayer en la Plaza Mayor y a pocos metros del Palacio de Gobierno. Un sujeto irrumpió en una boda que se celebraba en la capilla El Sagrario –al costado de la Catedral de Lima– y, tras amenazar con hacer explotar una 'bomba' que supuestamente llevaba en el cuerpo, desató un tiroteo.

Todo empezó segundos después de que los asistentes se dieran el abrazo de la paz. De pronto, Gerson Urrutia Machuca (31), quien estaba en la última fila, comenzó a caminar hacia el altar.

Ahí sorprendió al sacerdote, a quien atacó brutalmente a golpes. "¡Todo esto es una farsa¡ ¡Tú no tienes autoridad moral para llevar adelante esta boda! ¡El mundo es corrupto!", repetía el desquiciado sujeto.

De pronto sacó un arma de fuego y empezó a hacer disparos hacia el techo. "Los novios y los asistentes se arrojaron al piso y comenzaron a arrastrarse para ponerse a salvo. Fueron más de doce disparos", contó la testigo Karina Sheen.

Tras arrancarle la sotana al cura, lo llevó como rehén hasta la puerta del templo. Fue recién en ese momento cuando numerosos policías y serenos rodearon al individuo.

Entonces, Urrutia Machuca arrojó la caja con la supuesta dinamita y los agentes lo redujeron rápidamente.

Luego, el pistolero fue llevado a la comisaría de San Andrés para que lo sometieran a exámenes sicológicos.

SABÍA QUE

- El ministro Wilfredo Pedraza señaló que equipos especiales de la Policía actuaron muy rápidamente. Incluso dijo que participaron francotiradores.

- Los novios no pudieron recibir la bendición del cura como recién casados.