(GEC)
(GEC)

Día 158. En cifras oficiales, bordeamos los 27 mil muertos, y más de medio millón de contagios. Científicos aseguran que, pese al retorno de restricciones duras, si se continúa con medidas cortoplacistas, estamos condenados a no salir de la gravedad de las estadísticas que nos ubican en un segundo lugar de fallecidos en el mundo por cada 100 mil habitantes. La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, se incomoda cuando le preguntan sobre los “cercos” epidemiológicos. Asegura que la “palabrita pasó de moda”, pero en la operación Tayta, que va casa por casa testeando gente y entregando medicinas, levantan una valla que busca cortar la cadena de contagios. Ese es un cerco que debe seguir replicándose, pero en estrecha coordinación con líderes de organizaciones comunitarias que tienen ascendencia sobre el vecino. Así de cercano debe ser el liderazgo. Solo la voz de Vizcarra y la de su gabinete no alcanzan. El Ejecutivo no lo puede hacer bailando sin pareja. El defensor del Pueblo le ha dirigido una carta al presidente en que advierte que estamos en el escenario más crítico de la pandemia, resultado de una deficiencia de la gestión del Estado y lo urge a apelar a un pacto nacional de otra naturaleza. Walter Gutiérrez hace un paralelo con lo que se hizo en décadas pasadas contra el terrorismo y las rondas campesinas. El desacato de muchos ciudadanos a la represión es otro síntoma de que no se lograrán resultados, lo que los obligará a quedarse en sus casas. Ya sabemos que el hambre arrecia.

En el ínterin de los números dramáticos de la pandemia, la ministra de Economía hace mea culpa por negocios de su padre, José Domingo Pérez abre investigación a Julio Guzmán a menos de ocho meses de las elecciones, aparentemente, con poco sustento, y el controvertido congresista de PP, dueño de la universidad no licenciada Telesup, quiere entrar por los palos a dirigir la comisión que debe elegir miembros del TC. Un despelote.

TAGS RELACIONADOS