Derrotémonos para ganar. (Foto: USI)
Derrotémonos para ganar. (Foto: USI)

Hay conservadores de derechas e izquierdas en el Perú, dándole la contra al 70% de su población. Esta, que es una verdad dolorosa como una tumba, está en unos y otros cuando mantenemos nuestros privilegios, creemos que la historia camina de nuestro lado, con un Perú indígena distinto al nuestro, e insistimos que los errores se queden como están.

Frente a ello, un no conservador Jorge Durán, otrora miembro de Sendero Luminoso y actual ideólogo de los movimientos populares, tiene hoy una posición distinta sobre la relación entre los dueños del suelo y los dueños del subsuelo, expresando: (i) la propiedad define el sistema de Estado y Gobierno y sostiene la Constitución y cualquier ordenamiento; (ii) este derecho puede proporcionar ingresos o medios para mejorar la calidad de vida y el desarrollo económico y social; (iii) el fenómeno de su igual reconocimiento tiene el mérito de las grandes transformaciones; (iv) valorizar la propiedad del suelo con sus recursos naturales, titulizándola en forma correcta y global, ataca fuentes de conflicto, corrupción, pobreza y desintegración social; (v) que los grandes propietarios vayan al fondo de la propiedad y consideren a los protagonistas de la creación de riqueza; (vi) no hay entendimiento con abismo entre la propiedad de unos y otros; y (vii) los propietarios debemos ir a la cuestión filosófica de nuestra existencia, sin límites, trabas y sin fosas a las que podamos caer.

Jorge Durán manifestó esta renovada posición a Hernando de Soto (HDS) en una conversación entre exenemigos. Los conservadores del Perú debemos derrotarnos a nosotros para ganar y, en ese trance, entender que “las guerras se ganan cuando también se gana la paz” (HDS).