notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Difícil pensar en otro personaje que pueda terminar tan enredado en una investigación criminal que, sin duda, le va a costar caro por no poder hablar claro. Si bien cada nueva evidencia lo está realmente complicando, de haber tenido una historia coherente desde un inicio, al menos tendría la esperanza de poder salir librado. Hoy ya parece condenado.

Por otro lado, Humala ha creado una sensación de desconfianza con su desacertado comentario sobre que la crisis ha llegado y, al insistir en hablar del tema, la está agudizando. Sin duda, es una inusual manera de corregir el error el decir "que él no puede mentirles a los peruanos y que es innegable que hemos caído en un bache". Con lo cual hasta el más despreocupado de los consumidores debe de estar alarmado y perdiendo el entusiasmo.

Así que se está creando una extraña situación. Por una parte, tenemos a un expresidente involucrado en un millonario caso de activos no justificados, restando credibilidad a los políticos de modo generalizado. Mientras que, por la otra, nuestro actual gobernante da la impresión de querer contarnos poco a poco lo mal que estamos. Ello a pesar de que no son muchos los países que pueden mostrar tan sólidos indicadores económicos como los peruanos.

Por tanto, los partidos que asistan al diálogo deberían dejar de lado los pedidos 'sindicales' y plantear propuestas concretas para recuperar el crecimiento. Así se podría superar la crisis de confianza causada por mandatarios –presente y pasado– al tiempo que estos últimos ejercen su derecho a quedarse callados.