Del mal menor al mal peor
Del mal menor al mal peor

Se juega una segunda vuelta entre antis y no entre candidatos. ¿Le ganará el antiizquierdismo al antifujimorismo o viceversa? Pedro Castillo tiene discursos disruptivos, socialconfusos, que atentan contra las libertades económicas y el marco institucional del país, tratando, día por medio, de “acomodar” anuncios en plazas sobre desactivar la Defensoría del Pueblo, el TC, una Asamblea Constituyente y la disolución del Congreso si no atienden sus propuestas.

Por su parte, el opositor más grande de Keiko Fujimori es ella misma y el sentimiento antifujimorista alimentado por décadas y como resultado de acciones propias en un pasado reciente.

Ella tiene el enorme desafío de garantizar el modelo pero proponiendo reformas revolucionarias que incluyan a los marginados, empobrecidos y olvidados. Coincido con el colega Juan Carlos Tafur que puede haber un final de fotografía, con un marcador parcial a favor de Pedro Castillo porque, además de la novedad que llena el espacio del antisistema para una ciudadanía harta del establishment, aún resulta novedoso en su verbo, perfil y estilo.

El candidato Castillo está evitando responder a la prensa en entrevistas largas. Contesta con evasivas y a cuentagotas. Tiene una seguridad férrea para que no se le acerquen. Se compromete a dar a conocer a su equipo técnico, pero no lo hace.

En otras palabras, está meciendo a muchos periodistas con pocas respuestas ante tanta incertidumbre.

Esperemos que ambos candidatos estén dispuestos, sin ambages, a ser parte de los debates propuestos por el Jurado Nacional de Elecciones para que los peruanos tengamos la información de primera mano y podamos tomar una mejor decisión.

Es momento de conocer detalles de quiénes gobernarían con Castillo o Fujimori, quiénes estarían en un premierato, en el MEF, en Defensa, para que nuestra decisión esté mejor sustentada. El Perú se está jugando su salud y su viabilidad.

TAGS RELACIONADOS