Sigue actualizado en nuestra APP

Dejarle vida a la vida

“Nuestro país tiene todavía la tasa más baja de donación de órganos de Sudamérica. Hoy solo el 12.4% de ciudadanos consigna en su DNI que es donante”.

Donación de órganos

Acto de amor. Se busca que todos los peruanos sean donantes.

Andina

Editorial Perú21
Editorial Perú21

El apego por los seres queridos que uno acaba de perder es no solo comprensible y difícil de juzgar, como las decisiones que se toman en momentos de dolor, pues tienen que ver no solo con cuestiones religiosas o culturales, en el sentido lato de la palabra, sino con convicciones íntimas, a menudo irrenunciables. Pero por muy arraigadas que estén esas creencias y sentimientos, que se transmiten de generación en generación, la ciencia ha seguido avanzando.

En el Día Nacional del Donante de Órganos y Tejidos, queremos recordar, más allá de prejuicios y temores infundados, el heroísmo silencioso, modesto, de personas como María José Álvarez Niño, ciudadana venezolana, abogada y asistenta social que, como tantos exiliados del infausto gobierno de Maduro, llegó al Perú hace un año en busca de mejores oportunidades.

Quiso el destino, sin embargo, que un fatal accidente le arrebatase la vida el 4 de mayo último, pero antes de que sus cenizas fueran devueltas a su país, se cumplió la decisión que expresamente dejó: que sus órganos se quedaran en el Perú a disposición de aquellas personas que pudieran necesitarlos. Es decir, que otros puedan recomenzar sus vidas –gracias a un trasplante, por ejemplo– con lo que personas como ella dejaron antes de partir.

Y con la suya queremos homenajear asimismo otras historias, menos públicas, de ese tipo de generosidad en nuestro país, que, por desgracia, tiene todavía la tasa más baja de donación de órganos en Sudamérica. Según el Ministerio de Salud, al día de hoy solo el 12.4% de ciudadanos consigna en su DNI que es donante pese a que, en encuestas, el 70% de los entrevistados opina que está a favor.

Los peruanos tenemos que tomar conciencia de lo que realmente significa permitir que, una vez que dejamos este mundo, nuestros órganos puedan ser reutilizados por la ciencia médica en favor de personas que los necesitan para seguir viviendo.

Tan simple como eso: donar vida cuando ya no la tengamos.

Tags Relacionados:

DNI

Donación

Ir a portada