(Mario Zapata)
(Mario Zapata)

Al presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) no le alegra que haya tantos partidos políticos en el Perú. Es una expresión de la crisis política del país, sostiene.

Nueve agrupaciones políticas están por inscribirse. ¿La proliferación de partidos ayuda a la democracia?El hecho de que haya 20 partidos políticos inscritos y un sinnúmero de organizaciones políticas regionales de alcance regional, provincial, local es una expresión de la crisis política que atraviesa el país y que no es ajena a otros Estados de América Latina y del mundo. En Europa misma, ahorita, se habla de la crisis de los partidos políticos.

¿También es producto de la poca satisfacción de los candidatos?Yo diría que es producto de la evolución misma del sistema democrático de gobierno; pero no me alegra que haya más partidos políticos, lo ideal sería que fueran pocos y que hubiese solidez en estos.

¿Es un buen control que los partidos inscritos estén obligados a participar en las elecciones?Claro, si un partido político pasa por todo el procedimiento para constituirse, tiene que participar. Obviamente también tenemos partidos que se salvaron gracias a las alianzas. Se juntan y salvan su inscripción con las alianzas.

¿Se deben prohibir alianzas?Yo creo que en el caso de las alianzas se debe elevar la valla.

¿Cuánto más?De repente por cada partido elevarle 2 o 3 puntos porcentuales. Y antes de que me olvide, otro tema importante y fundamental es el sistema de financiamiento. Nosotros estamos apostando por el financiamiento público directo. Con la Ley de Partidos Políticos se dijo que se daría en tanto hubiese disponibilidad presupuestaria, y sabemos que los indicadores macroeconómicos están en azul. No hay justificación para este incumplimiento de la ley.

¿Cuánto capital comprendería este financiamiento?Son S/.60 millones en un período, o sea S/.12 millones por año, que no tienen ningún impacto en el presupuesto general de la República. Aquí hay que decirlo con toda franqueza: hay resistencia de los medios de comunicación que recogen el sentir de la población. Yo le digo: ¿por qué los medios de comunicación no se oponen a la franja electoral?

Es que la gente siente que su dinero va a partidos en los que no confía…¿Ese cuestionamiento por qué no se hace a la franja electoral?

Ese es el sentir de la gente…¿Pero quién elige a las autoridades? El llamado es a que se vaya renovando la política, por eso yo insisto en llamar a la juventud. La juventud ha escrito capítulos importantes en estos últimos años, como traerse abajo lo de la repartija.

¿Y si la juventud se opone?Hay que hacerle entender que esto tiene un trasfondo ético.

¿A qué aspira el financiamiento público?A evitar el flujo de recursos provenientes de fuentes ilícitas –llámese narcotráfico, lavado de activos, corrupción– a la política. A la par, este financiamiento permitirá que un partido cubra sus gastos fijos, es decir comités, capacitación, una oficinita abierta. Estamos proponiendo que el financiamiento público directo coexista con el privado, pero un financiamiento privado regulado, con topes, y que todo aporte igual o superior a una UIT sea bancarizado.

Actualmente también hay topes y se incumplen.¿Pero cuáles son las sanciones que imponen? La ONPE, a los partidos políticos que no rinden cuentas oportunamente, los sanciona quitándoles el financiamiento público directo, que no existe. Entonces es un juego, un motivo de risa. Las sanciones tampoco pueden ser económicas, porque si un partido no tiene patrimonio, no hay manera de ejecutar la sanción.

¿Una sanción política?Sanción política, como usted lo ha dicho. Eso significa suspenderlo en sus derechos, y si incumple con pagar la multa, viene la cancelación de la inscripción. Así apostamos por el fortalecimiento de la democracia.

¿La eliminación del voto preferencial también ayuda en ese sentido?Claro. Si un partido político lleva a cabo elecciones internas y salen elegidos los candidatos al Congreso en un orden determinado, quiere decir que carece de objeto el voto preferencial, que como regla ha sido nefasto a la política nacional; el que tiene más dinero para la campaña va a hacer más campaña para él, no para su partido.

¿Con las reformas aprobadas en el Congreso y que se aplicarán en el 2016, cómo cree que será este proceso?Yo aspiraría a ver a mi país gobernado con una nueva visión de la política, donde la ética esté retornando.

¿Actualmente no está la ética en la política?Difícil esa pregunta. Perú21 fue el único diario que reprodujo lo que yo dije en la firma del Pacto Ético citando a un político argentino: "El día que me lancé a la política, arrojé mi moral a los perros". Fue muy duro, pero es así.

¿Y cerrar el Congreso sería una actitud democrática?Habría que evaluar si se ajusta a la Constitución, de lo contrario sería una conducta antidemocrática.

Por Ricardo Monzón Kcomt (rmonzon@peru21.com)

TAGS RELACIONADOS