"Las estrategias económicas se basan en dos pilares: Estado y mercado. Si uno falla, no existe modelo".
"Las estrategias económicas se basan en dos pilares: Estado y mercado. Si uno falla, no existe modelo".

Una de las tareas de un economista es ver lo que se ve y lo que no se ve. Esa visión no siempre es popular. Veamos algunos ejemplos.

Primero, hoy se discute cuánto dinero sacar de los sistemas de pensiones; no se discute cómo reformarlo, sino cómo destruirlo. Lo que se ve: si saco el dinero, voy a tener para gastar hoy; todos felices. Lo que no se ve: cuando llegue el momento de jubilarme, no tendré ni una pensión ni tampoco un seguro de salud. ¿Quién se encargará? La gran mayoría de países del mundo tiene un sistema de pensiones. ¿Por qué seríamos la excepción?

Segundo, el gobierno debe gastar en atender todas las necesidades de la población. Lo que se ve: la población recibe dinero casi sin límite. Alta popularidad de las autoridades. Lo que no se ve: el dinero sale de algún lado, pues no crece en los árboles. Sale de deuda. Lo que no se ve: cuando el presupuesto de los siguientes años destine una parte cada vez mayor a pago de deuda y, por lo tanto, menos a educación y salud, la población más vulnerable, que es justamente la que se decía que iba a beneficiarse, será perjudicada.

MIRA: Caso Utopía: Así fue el traslado de Édgar Paz Ravines tras ser extraditado a Perú desde México | FOTOS

Tercero, hay que controlar los precios de muchos bienes y servicios para favorecer a los que más necesitan. Lo que se ve: población feliz pues pagará menos por todo. Lo que no se ve: nadie querrá producir a precios tan bajos, pues no cubrirán sus costos de producción. Resultado: en el papel, los precios son bajos, pero no habrá oferta disponible. Lo vivimos en los ochenta. No funciona.

Cuarto, independientemente de que usted sea de izquierda o de derecha, si el Estado no funciona en la entrega de servicios básicos, no aumentará el bienestar de la población. Es válido para Perú, China, Venezuela o Afganistán. Las estrategias económicas se basan en dos pilares: Estado y mercado. Si uno falla, no existe modelo.

Quinto, el libre mercado se basa en la igualdad de condiciones de sus participantes. Si las conexiones que algunos tienen con funcionarios del Estado hacen que reciban favores especiales, entonces no se llama libre mercado, sino mercantilismo. Y eso hay que desterrarlo, pues el favor otorgado se cobra más adelante; entonces, corrupción.

MIRA: Comisión de Ética: informe recomienda declarar improcedente denuncia contra Merino de Lama

Sexto, sin reformas no se conectarán nunca la buena macroeconomía con la vida diaria de cada ciudadano. Y eso solo se consigue con reformas. Para que el crecimiento impacte en la población, el Estado debe redistribuir los beneficios que recibe de los resultados del mercado, a través de la recaudación tributaria.

Séptimo, una reforma no es decir el Estado debe gastar en esto o en lo otro; tampoco que los aportantes deben sacar su dinero. Una reforma es un cambio en la manera en la que funciona un sistema, como el de salud, educación, pensiones, etc. No nos engañemos. Hay que reformar pensiones, salud, educación, Estado, etc. No solo gastar más en ellos.

Octavo, la meritocracia importa. Si alguien no asciende por méritos propios, entonces se verá forzado a pedir favores para lograrlo y otra vez estaremos en un sistema mercantilista, pues esos favores se pagan.

VIDEO QUE PUEDE INTERESAR

UNICEF: Los niños japoneses sufren casi la peor salud mental entre las naciones más ricas
El más reciente informe de UNICEF advierte que muchos de los países más ricos del mundo están fallando a los niños y niñas en diversos aspectos

TAGS RELACIONADOS