Daniel Mora defiende la ley universitaria. (Perú21)
Daniel Mora defiende la ley universitaria. (Perú21)

Como un padre a su hijo, el ex congresista sale a defender la y denuncia intereses no solo de apristas, sino de otras bancadas para tumbarse la norma y convertir a las universidades en negocios.

El Apra sostiene que su propuesta para modificar la Ley Universitaria es solo una propuesta para abrir el debate y enriquecer la ley. ¿Cree usted en ese argumento?Eso es totalmente falso. Tengo el proyecto del señor Velásquez Quesquén y de la bancada aprista, que ha sido presentado con tanta parafernalia, y quieren modificar nueve artículos que son la esencia, la clave de la Ley Universitaria.

Jorge del Castillo señala que se busca darle autonomía a la Sunedu…Lo que están haciendo es quitarle la rectoría del Ministerio de Educación. Eso es clave, porque el proyecto (de los apristas) va en contra de la Constitución y se lo explico brevemente. El Ministerio de Educación nunca quiso ocuparse de la universidad peruana, era un tema que quemaba por sus problemas y las dejó a su libre albedrío. Las autoridades universitarias pensaron que ese olvido del ministerio se debía al respeto de su autonomía, es decir, era una autonomía mal entendida. El ente rector siempre debió ser el ministerio, porque es el que emite las políticas educativas.

¿Para usted, no es autonomía sino libertinaje?Es un total libertinaje. Cada universidad hacía lo que le daba la gana. No entraba Contraloría ni rendían cuenta de nada, usaban el canon como querían y nadie las revisaba con el cuento de la autonomía. Estas se volvieron grandes centros de corrupción. Por eso, el primer punto de esta propuesta es sacar al Ministerio de Educación, atentando contra el artículo 16° de la Constitución, que señala que el Estado garantiza la calidad educativa. El proyecto saca al ministerio, saca al Concytec y crea una figura de designación a dedo.

¿Para usted, qué busca el Apra con este proyecto?Es evidente, buscan eliminar la meritocracia y regresar a los tiempos de la ANR (Asamblea Nacional de Rectores), donde podían manipular todo. Ya controlan el Poder Judicial y el Ministerio Público, ahora quieren el control de las universidades. No quieren meritocracia y la prueba está en que bajan las exigencias para los representantes del Sunedu.

¿Considera que el Apra controla universidades?Mire usted. La Sunedu no puede intervenir en ninguna universidad y por eso es que en la Villarreal hay una disputa de dos facciones apristas que se pelean por el poder. Hay otras universidades con los mismos problemas y están relacionadas con el Apra, con la de Tumbes, la Simón Bolívar, la Garcilaso, la Universidad San Martín de Porres. Ahí tiene la exigencia de la ley que señala que, para ser director de una escuela o un decano, tiene que ser doctor con tantos años de experiencia y el señor Alan García no los tiene y no podría recibir los miles de miles que le dan. Todo esto demuestra que hay intereses que se mueven.

Para dejarlo en claro, ¿la ley, tal como está, podría ser un obstáculo para que Alan García siga siendo director de la Escuela de Gobernabilidad de la Universidad San Martín?Sí. No puede. Si la Sunedu hace bien las cosas, la maestría que da esa Escuela de Gobernabilidad, firmada por él (Alan García), no tendrían ningún valor.

¿Diría usted que se piensa que la educación es un negocio?Pero claro. (Los apristas) solo piensan en negociar con la educación. ¿Quiere que le cuente otra perla que tiene ese proyecto?

A ver, dígame….Está eliminando el licenciamiento que se está haciendo en la universidad. ¿Qué significa? La ley contempla dos formas para alcanzar la alta calidad. Una de ellas es el licenciamiento, que consiste en que cada universidad tenga un piso mínimo de calidad, que no van a ser una estafa para los estudiantes. Uno de los elementos que se toman en cuenta es que mínimo el 25% de profesores que tiene una universidad debe ser a tiempo completo. Bueno, el proyecto aprista elimina el licenciamiento. O sea, esas universidades chichas, sin laboratorios, que funcionan en chifas y centros comerciales, seguirán como están.

¿Cree que esto sea solo un interés de apristas o también están los de la mayoría fujimorista y otras bancadas?¿Quiere que le dé una primicia que muy poco la han rescatado? Una disposición transitoria en ese proyecto dice que todo vuelva a como era inicialmente, es decir, que vuelvan los anteriores rectores, y eso es un caos, pero el problema más grave es que la ley señala que una universidad sin fines de lucro no puede convertirse en societaria. El apetito que tienen ahora esos rectores es apropiarse de las universidades sacando a los patronatos que los crearon.

¿Advierte alguna componenda para tumbarse la ley?Cómo no pensar eso si el presidente de la Comisión de Educación ha tomado el proyecto, si en la comisión está el hermano de Joaquín Ramírez, de Alas Peruanas; el hermano de José Elías Avalos; el señor Rosas, de la universidad evangélica, y hasta el señor Acuña. En el Apra son cinco gatos, ellos no están solos en este propósito.

Autoficha

  • "Soy general en situación de retiro con especialidad en Ingeniería del Ejército. He sido ministro de Defensa durante los primeros meses del gobierno anterior. También he sido parlamentario y, durante cuatro años, presidí la Comisión de Educación en el Congreso anterior".
  • "Durante mi gestión como presidente de la Comisión de Educación, logramos aprobar la nueva Ley Universitaria tras un arduo debate. Dejé esa presidencia por presiones de un rector a Alejandro Toledo, cuando yo militaba en Perú Posible".
  • "En el 2010, cuando yo ni pensaba ser congresista, ya el Tribunal Constitucional había sentenciado que el sistema universitario necesitaba una superintendencia. El fujimorismo, con Martha Chávez, planteó la inconstitucionalidad a la Sunedu y no les hicieron caso".

TAGS RELACIONADOS