Sigue actualizado en nuestra APP

"Los culpables somos todos"

“La crisis política actual es un recordatorio de lo poco sólidas que son nuestras instituciones”.

Referéndum 2018 | Conoce cuál es la multa por no votar o no cumplir como miembro de mesa. (GEC)

Referéndum 2018 | Conoce cuál es la multa por no votar o no cumplir como miembro de mesa. (GEC)

Referéndum 2018 | Conoce cuál es la multa por no votar o no cumplir como miembro de mesa. (GEC)

Andrés Romaña

La crisis política actual es un recordatorio de lo poco sólidas que son nuestras instituciones y también ha servido para que, entre los responsables, se culpen unos a otros del caos imperante. Pero ¿quiénes son los verdaderos culpables?

En primer lugar, los principales responsables somos los electores. En las elecciones de 2016, muchos de los que ahora son congresistas tenían serios cuestionamientos mientras estaban en campaña, pero nada de eso les importó a sus electores; y son esos electores los que ahora se avergüenzan viendo a sus representantes haciendo el ridículo en el Parlamento.

En segundo lugar, Fuerza Popular. El partido naranja obtuvo una mayoría histórica de 73 curules con la que pudo hacer reformas importantes para el país. Sin embargo, lejos de realizarlas, se dedicaron a entorpecer la labor del Ejecutivo, porque, por más que se excusaban argumentando que le habían aprobado la delegación de facultades a PPK, citaban a sus ministros seguidamente y, muchas veces, eran interpelados, censurados o les negaban la confianza ante inminentes censuras. Asimismo, su incapacidad para hacer una buena labor ha permitido que Vizcarra, siendo populista, se posicione como un estadista ante la población.

Y, en tercer lugar, PPK y Vizcarra. Por un lado, Kuczynski nunca entendió que a Fuerza Popular le interesaba todo menos que él tenga un buen gobierno. Y, lamentablemente, aquello fue nocivo para él y para el Perú. Por otro lado, Vizcarra, quien asumió entre turbias alianzas, en vez de hacer énfasis en la economía y seguridad ciudadana, decidió dejar de lado esas áreas y priorizar las reformas. Sin embargo, ahora nos hemos quedado sin reformas, con una economía estancada y sin seguridad ciudadana.

Todos somos los culpables, desde los electores hasta el presidente y el Congreso.

Ir a portada