notitle
notitle

Dr. Rodrgio Rondón, Opina.21familia@peru21.com

Enero llegó y el verano se definió. En los próximos días, nuestra capital y las regiones de la costa registrarán temperaturas superiores a los 30 grados centígrados. En nuestra selva peruana se siente un intenso calor la mayor parte del año. Entonces, pensemos también en lo que sienten nuestras mascotas cuando se dan estas temperaturas. Hemos escrito varias veces sobre no dejarlas expuestas al sol, ni dejarlas esperándonos en lugares cerrados (como el automóvil, por ejemplo), ni llevarlas a la playa por el posible golpe de calor que puedan recibir. Este incremento de la temperatura corporal podría ser mortal y se puede percibir porque el perrito tiene dificultad para respirar, pierde el conocimiento, tiene náuseas, etcétera. La primera medida es rociarle chorritos de agua en el cuerpo, pero no meterlo a la tina con agua fría y, menos, echarle grandes chorros de agua, ya que el cambio abrupto de temperatura podría ser peor. Abra las ventanas para que haya ventilación y llévelo a la emergencia veterinaria.

El doctor Rodrigo Rondón atiende en la Clínica Veterinaria Rondón. Av. Pedro Venturo 104, Surco. Telfs: 448-6092 / 271-0373 / 271-5542