ADVERTENCIA. En el Callao, el jefe de Estado señaló que su gobierno no se coludirá con la corrupción. (Rafael Cornejo)
ADVERTENCIA. En el Callao, el jefe de Estado señaló que su gobierno no se coludirá con la corrupción. (Rafael Cornejo)

No mencionó ningún nombre, pero era evidente que se estaba refiriendo al exministro de Defensa Rafael Rey. Cuando le consultaron sobre las supuestas irregularidades detectadas en el contrato que el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas suscribió con la empresa israelí Global CST, el presidente Ollanta Humala respondió sin ambages que las personas denunciadas deberían asumir la investigación en lugar de "rasgarse las vestiduras".

Agregó que las acusaciones de la Contraloría –que denunció que el citado contrato habría generado un perjuicio económico de S/.40 millones al Estado– "no van a desaparecer porque alguien sale a hacer sus descargos en los medios de comunicación", y enfatizó que el Ministerio Público tiene que hacer su trabajo "al margen del ruido político".

El mandatario señaló que en este caso hay "cosas extrañas" que deben investigarse, como la existencia de dos resoluciones con la misma numeración que dicen cosas diferentes, la no consideración del pago de los impuestos en el contrato y la inscripción de Global CST en el registro de proveedores a cargo de la institución contratante, en este caso, del Comando Conjunto.

HABLA SIN CONOCERDespués de escuchar todo esto, el exministro Rey respondió que el jefe de Estado se contradice a sí mismo porque, por un lado, pide que no se politice el caso y, por el otro, "se pronuncia sobre asuntos que no conoce". También aclaró que los denunciados son los primeros interesados en que el tema sea investigado a fondo en la Fiscalía.

En diálogo con Perú21, aseguró que no se está rasgando las vestiduras y que solo cumple su deber de defender a quienes fueron sus colaboradores y que se hallan impedidos de hablar. En esa línea, cuestionó al ministro de Defensa, Pedro Cateriano, por no autorizar a los oficiales a que salgan a defenderse y por no desclasificar los documentos del contrato en cuestión.

Rey sostuvo que está de acuerdo con Humala en que el caso no se debe politizar, pero recordó que fue el propio Cateriano quien, antes de que se conociera la denuncia, "afirmó falsamente, en un programa de televisión, que se había pagado US$10 millones a un solo israelí para que diera charlas en el VRAEM".

Añadió que tampoco se puede criticar a quienes salen a los medios de comunicación a defender el contrato "porque fue la Contraloría la que, en lugar de presentar la denuncia directamente ante las instancias pertinentes, hizo público el caso emitiendo una nota de prensa".

SABÍA QUE

- El expresidente del CCFFAA Francisco Contreras declaró hace unos días que el hoy presidente Humala y 14 congresistas lo visitaron en su oficina para decirle que no estaban de acuerdo con el contrato. "Por eso ya sabíamos lo que se venía", manifestó.

- Según IDL-Reporteros, el exministro aprista Hernán Garrido Lecca logró reunir en 2009 al presidente de Global CST, Israel Ziv, y al entonces ministro de Defensa, Ántero Flores-Aráoz.