GIGANTE EN EL INFIERNO. Cristiano Ronaldo tuvo un debut espléndido en la Champions. (Reuters)
GIGANTE EN EL INFIERNO. Cristiano Ronaldo tuvo un debut espléndido en la Champions. (Reuters)

ESTAMBUL.– Confirmado: el diablo viste a la moda. Con ropa de marca, lentes caros, zapatos elegantes y billetera gruesa. Reconfirmado: el diablo finalmente era 'Cristiano', aunque no es por religión. Real Madrid aplastó 6-1 al Galatasaray por el grupo B de la Champions de la mano de un demonio resumido en dos letras y un número: 'CR7'. Triplete y felicidad sin fin, sin control.

En el Türk Telekom Arena, el local quiso instalar su infierno desde los 2', cuando Felipe Melo exigió a un Iker Casillas que era titular tras 9 meses. Pero esa fue su primera y única intervención porque a los 14' dejó la cancha por lesión (se golpeó con Sergio Ramos).

Pero el Real Madrid era más que su portero. Cristiano Ronaldo complicaba a Eboué por la izquierda y Ángel Di María trajinaba por la derecha. En Galatasaray, Wesley Sneijder se escondió, aunque Felipe Melo exigió a Diego López –que entró por Iker– a los 17' y 32'. Hasta que el Madrid despertó. Pelotazo de 40 metros a Isco, el volante la para en el área y le da la ventaja al equipo de Carlo Ancelotti sobre los 33'. No obstante, el calor solo empezaba.

UN DIABLO PORTUGUÉSA pesar de la chance perdida por Yilmaz (48'), el Madrid nuevamente golpeó. A los 54', Benzema coronó un contragolpe, y luego vino el show de 'CR7'. A los 62' añadió un centro de Isco, a los 65' sacó provecho de un rebote de Muslera, y a los 90' ridiculizó a Chedjou y a Nounkeu antes de cruzarla de zurda. Entre esa brillante actuación, Benzema marcó a los 81' y Bulut descontó a los 84'.

Arde el Madrid, incendia el camino hacia la 'Décima'.