Juan José García
Juan José García

La semana pasada, el MEF anunció que está trabajando en una versión “exprés” del Plan Nacional de Competitividad, que será ejecutado en 2019. Así, uno de los ejes que abordarán será la regulación del mercado laboral, que es el quinto factor más negativo que impide hacer negocios en el país, superado solo por la corrupción, la burocracia, la presión tributaria y la falta de infraestructura (WEF).


Esto último se debe a dos factores. Primero, despedir “sin causa” en nuestro país es carísimo (Ej. Reemplazar trabajadores por maquinaria igual de productiva). Si se decidiera despedir a un trabajador, digamos, tras cuatro años en una empresa; en el Perú la indemnización ascendería a seis meses de sueldo, mientras que en la región ascendería en promedio a 2.8 meses y en la OCDE a solo 1.2 meses (CNC).

Segundo, si se optara por despedir y pagar la indemnización, el trabajador podría rechazarla y pedir la reposición laboral. Por eso, la contratación de trabajadores se segó hacia los contratos de plazo fijo; a tal punto que hacia 2017 el 62% de trabajadores contaba con este tipo de contratos, mientras que el 30% contaba con uno de plazo indefinido y el 7%, de locación de servicios (ENAHO).

Mientras tanto, Christian Sánchez; cuestionado por incurrir en una falta administrativa como Director General del MTPE en 2012, por designar un árbitro en un caso en el que él había participado como representante de una de las partes (sindicato de la SUNAT) entre 2009 y 2010, con lo cual generó un claro conflicto de intereses (Gestión, 3/4/18); es quien maneja la regulación laboral del país.

¿Qué pretende lograr Vizcarra con alguien que prefiere cuidar el empleo de los privilegiados que ya trabajan, en lugar de fomentar que las empresas contraten más? ¿O es que entre gitanos no se leen las cartas?

Ir a portada