Recorrido por Lima Norte (distritos de Independencia, Comas y Los Olivos) gente por las calles, mercados, parques y serenata ambulante.
Fotos Jesus Saucedo / @photo.gec
Recorrido por Lima Norte (distritos de Independencia, Comas y Los Olivos) gente por las calles, mercados, parques y serenata ambulante. Fotos Jesus Saucedo / @photo.gec

Cada cierto tiempo, por lo general coincidiendo con una crisis, ocurre un movimiento ideológico en el manejo de la economía peruana; sea del Estado al mercado (años noventa) o a la inversa, como comienza a notarse hoy. En el fondo se trata de buscar un culpable y se cree que la solución es cambiarlo. Como un péndulo.

Pienso que es un mal enfoque del problema. Cualquier modelo económico requiere del Estado y del mercado; la diferencia es la mezcla: cuánto de uno y cuánto del otro, pero los dos tienen que funcionar. Si uno no lo hace, no es posible hablar de modelo, como se habla con ligereza en estos tiempos de crisis. Los extremos no funcionan.

Me parece que hay factores que subyacen a la discusión de mercado versus Estado que, como sociedad, no estamos viendo. El conocido politólogo estadounidense Francis Fukuyama sostiene que existen tres diferencias entre los países que han tenido éxito en enfrentar al y los que no. En primer lugar, la existencia o ausencia de capital social o confianza. Los ciudadanos deben escuchar, creer y seguir las indicaciones del Estado. Esa confianza se llama capital social. Nos falta creer no solo en el Estado, sino en que si ponemos un negocio con otra persona, no nos van a engañar. Y la desconfianza existe porque creímos y nos fallaron. Por lo tanto, la primera tarea es recuperar la credibilidad, algo que solo se logra con resultados.

MIRA: Vaticano confirma un caso de coronavirus en la residencia del papa Francisco

En segundo lugar, la capacidad estatal de cubrir las necesidades básicas de aquellos que lo necesiten. No solo poder hacerlo, sino lograrlo con rapidez. Y esto se asocia con la colaboración estrecha entre el sector público y el privado, que son complementarios y no sustitutos. En tercer lugar, un liderazgo efectivo a nivel nacional, regional y local. ¿Se cumplen las tres condiciones en el Perú?

Si pensamos en Nueva Zelanda, Australia, Corea y China, teniendo modelos con poco o con mucho Estado y con o sin democracia, son países que han enfrentado con éxito la pandemia, al menos hasta ahora. La diferencia no es la orientación ideológica ni el tipo de gobierno.

Países en los que existe un Estado disfuncional, sociedades polarizadas y pobre liderazgo enfrentan severas dificultades para contener los contagios. Muchos, como el Congreso, piensan que llegó la hora del Estado intervencionista. De ahí sus proyectos de ley. Otros, en cambio, creen que hay que mejorar la estrategia basada en el mercado. Creo que la respuesta está lejos de ahí. Antes hay que enfrentar las tres dificultades descritas; de lo contrario, solo serán cambios cosméticos, que luego de un tiempo, girarán el péndulo otra vez.

El mercado genera riqueza, pero no logra una distribución que necesariamente sea la más justa. Entonces, a través del pago de impuestos, el mercado le entrega el dinero al Estado para que este último se encargue de las tareas redistributivas. La inversión estatal en educación, salud, seguridad ciudadana, entre otros campos, son fundamentales para que se logre una sociedad con igualdad de oportunidades. Por eso se requiere de ambos.

VIDEO QUE PUEDE INTERESAR

Conmoción y varios detenidos en Francia tras la decapitación de un profesor 17/10/2020
Una decena de personas han sido detenidas en Francia en las últimas horas,


TAGS RELACIONADOS