(Foto: Violeta Ayasta/GEC)
(Foto: Violeta Ayasta/GEC)

Autoridades sanitarias informan a diario el número de contagiados y fallecidos por . Se mencionan conceptos como tasa de mortalidad y de letalidad que no todos entienden. La tasa de mortalidad se refiere a la proporción de fallecidos por una enfermedad sobre una población concreta. Nuestra tasa de mortalidad COVID como país el domingo era 0.008%, todavía baja, pero creciendo cada día. En Bélgica es 0.08%, muy alta, pero estabilizada. En cambio, la tasa de letalidad, que se refiere al índice de fallecimientos en relación a las personas contagiadas, está en 2.9% en el Perú.

Lamentablemente, ambas tasas tienen problemas de cálculo pues no hay plena certeza sobre las cifras de fallecidos por COVID ni tampoco sobre el número real de contagiados ya que solo conocemos los confirmados. Por otro lado, las tasas de mortalidad o letalidad varían en función del segmento poblacional que se considere. Un estudio reciente del Imperial College en el Reino Unido mostró que la tasa de letalidad es 10 veces más alta en los mayores de 80 que en los menores de 40. No solo la edad es relevante ya que se encontró también que solo 1% de las personas sanas que contraen el virus fallecen, comparado a 10% si tenías problemas cardiovasculares, 7% diabetes y 6% presión alta. Debido a que nuestro sistema de salud es más frágil, es muy probable que la letalidad en el Perú sea mayor en todos los casos.

En una semana deberían de flexibilizar los requerimientos de cuarentena, y aquí entra a tallar lo de “insensatez” en el título. Evitemos tomar riesgos innecesarios que no solo nos exponen, sino también a nuestros familiares y compañeros de trabajo. El fin de la cuarentena no implica adiós, COVID-19. Evitemos propagarlo por insensatos. Si formamos parte de la población vulnerable, seamos más cuidadosos aún.



TAGS RELACIONADOS