notitle
notitle

Carlos Basombrío,Opina.21cbasombrio@peru21.com

La explicación es doble: su antigua y conocida vocación de hacer favores a quien ocupe el Sillón de Pizarro y su ambición desmedida por las cuatro estrellas.

Empecemos diciendo que las fotos del seguimiento a los colombianos son de Los Olivos, en el otro extremo de la ciudad. Nada que los vincule al Parque del Amor.

El general Morán sostuvo en su entrevista en RRP-TV que los agentes estaban esperando que lleguen los colombianos al restaurante que está frente al Parque del Amor. El restaurant no existe desde hace varios años.

¿Por qué abortaron el operativo cuando los serenos detienen a los agentes? ¿Acaso estos tenían cómo saber del hecho? Si ya venían filmándolos varias semanas, ¿por qué los dejaron salir del país? Tan inútiles son que no pudieron ingeniar una fórmula de evitarlo.

¿Cuánto tiempo y cuantos agentes estuvieron en el Parque del Amor? Se pueden identificar hasta tres versiones del número: 2, 6 y 10; y varias, también, del tiempo: solo el 29; desde el 27 y desde el 21. La más reciente (solo 29) está contradicha por los audios del serenazgo hechos públicos el domingo.

Hay dos versiones sobre el área de trabajo de la agente. El jefe de Dirin, general José Céspedes, dijo que la ficha estaba desactualizada y que la dirección de organizaciones políticas es una nomenclatura obsoleta.

Morán ha dicho, en cambio, que sí trabaja en esa área y que ésta se dedica a análisis de información y no a seguimiento.

Una más tiene que ver con el cambio de identidad que hizo la agente en la comisaría.

Según Céspedes, fue una práctica usual de los agentes para proteger su labor y, según Morán, fue una falta grave que será sancionada. Encima bajeza. Quieren cortar la pita por el lado más débil.