Referéndum
Referéndum

Ahora, varios legisladores piden que el referéndum planteado por el presidente se amplíe al gusto del cliente. La congresista Bartra propone incluir la pena de muerte para los violadores; Cecilia Chacón, el matrimonio igualitario; y Letona, la salida de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El menú conservador siempre listo para colarse entre los palos, pero esta vez apuntan mal. A diferencia de lo propuesto por Vizcarra, estos adicionales son explícitamente inconstitucionales.

Tantos años en la arena política y no conocen la Constitución del Perú. ¿La habrán leído? Su artículo 32 señala literalmente que “no pueden someterse a referéndum la supresión o la disminución de derechos fundamentales de las personas (…) ni los tratados internacionales en vigor”. Así, clarito.

Eso quiere decir que asuntos vinculados a las libertades, como decidir con quién construir una familia, nunca se llevan a consulta popular. Pretender que una mayoría arrincone a una minoría para desconocer sus derechos y libertades es peligrosísimo y suele salir mal. Dictadura de la mayoría, le dicen. Ejemplos sobran en la historia: esclavitud, voto femenino o derechos de afrodescendientes. En estos casos, el Estado solo tiene que reconocer el derecho y promoverlo. Lo mismo se aplica al derecho a la vida, con el agravante de que la pena de muerte no es disuasiva y que la justicia se equivoca (o se compra, hemos visto).

Salirnos de la Corte IDH implica romper con el Pacto de San José, así que tampoco es posible hacer un referéndum sobre el asunto. Además, es un disparate aislar al país de la comunidad internacional. Pero esa es una opinión y un debate abierto, llevarlo a las urnas es inconstitucional.
Pueden proponer lo que deseen, pero, ya pues, no confundan, dilaten ni engañen. Y lean su Constitución.