(Ricardo Monzón)
(Ricardo Monzón)

Magaly Medina fue una de las primeras figuras del espectácculo que acudió a apoyar a Rodrigo González 'Peluchín', quien estuvo ayer en la iglesia Santa María Reyna, en San Isidro, en el velatorio de su padre, el empresario hotelero Carlos González, quien sorpresivamente falleció en Tarapoto, presuntamente a causa de un infarto, aunque se investiga la hipótesis de un envenenamiento.

El conductor de Amor amor, amor, quien lucía totalmente desconsolado, no quiso referirse a la serie de versiones surgidas alrededor de la muerte de su progenitor. "Es un momento muy difícil el que estoy pasando… Estamos esperando los resultados finales de la autopsia, pero hasta el momento sabemos que fue un infarto", dijo escuetamente 'Peluchín' en referencia a las declaraciones del fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, quien dejó entrever que podría tratarse de un asesinato.

Por su parte, el presidente de la Junta de fiscales de Tarapoto, Fermín Caro, informó que el resultado de la necropsia arrojó que González murió por un shock provocado por una úlcera sangrante. Pero no descartó la hipótesis de un crimen ya que se encontró litro y medio de sangre en el cuerpo y podría tratarse de un envenenamiento.