EN SUS MANOS. Los peruanos están atentos a la posible eliminación del voto obligatorio en el Congreso. El camino es largo y difícil. (Rafael Cornejo)
EN SUS MANOS. Los peruanos están atentos a la posible eliminación del voto obligatorio en el Congreso. El camino es largo y difícil. (Rafael Cornejo)

CARMEN MENDOZAcmendoza@peru21.com

La polémica por el voto facultativo regresó al Congreso de la mano del proyecto de Humberto Lay, pero, a diferencia de anteriores fracasos, la corriente en contra no es tan contundente, ni mucho menos monolítica, según las consultas que Perú21 realizó a legisladores de todas las bancadas.

El presidente de la Comisión de Constitución, Omar Chehade, respaldó el cambio y anunció que será uno de los primeros puntos de la agenda cuando se inicie la nueva legislatura, en marzo próximo.

Precisó que se elaborará un dictamen tras analizar el proyecto de Lay y todas las iniciativas que existan, como la que él mismo presentó, en marzo pasado, y la de Víctor Andrés García Belaunde.

Si prospera en la comisión, el texto pasaría al Pleno y tendría que ser aprobado en dos legislaturas consecutivas, por más de 87 votos.

"Soy optimista (…) Si fuese así, calculo que entraría en vigencia en 2016 para las elecciones presidenciales", estimó Chehade tras subrayar que el actual sistema es "antidemocrático" e "inconstitucional",

Sobre el rechazo que, en el pasado, su bancada expresó a la propuesta, dijo que, en este período, todavía no se acuerda una posición en bloque.

Al explicar su iniciativa, Humberto Lay (Unión Regional) puntualizó que la democracia se basa en la libertad y sostuvo que los ciudadanos deben votar conociendo las propuestas y los candidatos.

"Tenemos que ir madurando y no solo ver la coyuntura o los intereses políticos. Los partidos se verían obligados a trabajar para tener una militancia fuerte y responsable", aseveró.

El proyecto modifica específicamente el artículo 31 de la Carta Magna a fin de precisar que el voto no solo es personal, libre y secreto, sino voluntario.También sustentó su posición a favor García Belaunde (AP-FA), quien advirtió que la votación forzada disminuye la legitimidad de la democracia.

"No van a sufragar porque quieren, sino porque están obligados, es un voto gaseoso, de rabia, menos pensado", sentenció. Consideró, incluso, que en este asunto no puede haber consigna partidaria.

Justamente, el vocero de su bancada, Mesía Guevara, manifestó que el debate no es oportuno y dijo que hay otras reformas que deben verse como la bicameralidad. Agregó que primero se debe fortalecer los partidos políticos y la conciencia ciudadana.

PEOR NO PODEMOS ESTARPor su parte, Carlos Bruce (Concertación Parlamentaria), remarcó que es una buena reforma que permitirá mejorar la calidad del voto.

"Ya vimos los resultados del voto obligatorio. Estamos llevando a la destrucción a la clase política y a la democracia. Estamos en el piso. Peor no vamos a estar", expresó.

Propuso como alternativa que se supriman las multas y se dicten, vía ley, sanciones simbólicas para los omisos.

A su turno, Juan Carlos Eguren (PPC-APP) indicó que pese a los riesgos del voto facultativo, prefiere promover la responsabilidad ciudadana y planteó que podría realizar de manera progresiva, comenzando con el escenario municipal.

FALTA MADUREZAdemás de Guevara, se opusieron los voceros de Solidaridad Nacional, Gustavo Rondón; Perú Posible, José León; y Fuerza Popular, Alejandro Aguinaga.

"La intención es buena, pero el remedio es peor que la enfermedad. Los partidos son débiles y podría llevar a que la gente vote manipulada con dádivas", manifestó Rondón.

León, en tanto, anotó que el Perú no está preparado, más aún –dijo– cuando atravesamos una etapa de desprecio a la clase política. "Sería mercantilizar la política y se abriría un camino peligroso para la democracia. No habría representatividad", sentenció.

Aguinaga puntualizó que no "estamos listos" para dar ese paso y enfatizó que el cambio marginaría a un amplio sector de peruanos sin acceso a las vías de comunicación.

EN OTROS PAÍSES

– En Chile, el voto facultativo se estrenó en las elecciones presidenciales del 17 de noviembre pasado, con una abstención del 51.4% en primera vuelta.

– En la región, este mecanismo también está vigente en Colombia, Costa Rica, Cuba, Canadá, Estados Unidos, Guatemala, Nicaragua, Venezuela y El Salvador.

– En Europa, rige, por ejemplo, en Francia, Portugal, Rusia y Finlandia.