notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Aquí no se necesita de otro Acuerdo Nacional con discusiones interminables que nunca han aterrizado ni de reuniones únicamente para ser fotografiados.

Así, lo que el país requiere es recuperar algo del entusiasmo que se ha perdido debido, en parte, a la caída en los precios internacionales, pero principalmente a los desaciertos de nuestro mandatario. Para lograrlo, se tiene que acelerar la ejecución de proyectos de inversión tanto públicos como privados, que es la mejor manera de tratar de revertir el pesimismo en que está cayendo el empresariado.

En realidad, el tema es urgente porque estamos entrando al trimestre en el cual todas las compañías deciden sus presupuestos para el próximo año. Por lo cual, si las expectativas empresariales se siguen desplomando, sin duda, esa desconfianza se verá reflejada en recortes de gasto o en proyectos de inversión que serán postergados. De esa manera, como profecías que se automaterializan, las proyecciones más negativas de crecimiento serán las que se terminen plasmando.

Por otro lado, el Gobierno debe desarrollar una estrategia factible de ser implementada. Es contraproducente ofrecer 10 mil millones en concesiones hasta diciembre para luego pasarse las siguientes cuatro semanas postergando el cronograma a diario. Al final, pierde credibilidad y sus futuros anuncios no van a generar ningún impacto.

Por lo tanto, Humala debería rescatar lo positivo de lo que le están planteando y sumarlo a lo que el Gobierno esté pensando realizar para revertir la tendencia al pesimismo empresarial para presentar el plan con metas y fechas concretas a la mayor brevedad. En caso contrario, tendríamos por delante tres años de crecimientos bajos y mediocridad.