notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

La presente columna trata sobre un tema que puede afectar a muchas personas y llevar al deterioro una relación sexual. Durante mucho tiempo se consideró como una conducta aberrada y patológica, cosa que hoy en día recibe un trato más indulgente. Se trata de una conducta en la intimidad en la que hay una fijación constante y continua a seguir los dictados de una fantasía. No tiene la variedad ni la elasticidad y alegría que puede tener una relación de dos personas que se aman, por el contrario, es rígida y siempre está fijada sobre una misma acción. No debe ser así, pues la relación será imposible. A veces la obsesión sexual no pasa por la postura que se utiliza sino sobre la elección del objeto sexual que se consigue, así hay fijaciones sexuales obsesivas sobre niños, personas morenas o mujeres casadas. Dentro de estas variables también encontramos la obsesión por el fetiche del cuerpo. Así hay hombres que solo pueden tener relaciones si la mujer tiene pezón rosado o si permite que le bese los pies. En cualquier caso, esto es una patología que limita el real sentido de lo que es una relación sexual con amor.

TAGS RELACIONADOS