CONTRA LA PARED. El ministro de Energía y Minas se alista para ser interpelado por la oposición. (Heiner Aparicio)
CONTRA LA PARED. El ministro de Energía y Minas se alista para ser interpelado por la oposición. (Heiner Aparicio)

Advertido por la oposición de que sería denunciado constitucionalmente si el Gobierno compra los activos de Repsol sin la aprobación previa del Congreso, el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, aseguró que cualquier proyecto que implique el uso de recursos públicos será debatido antes por ese poder del Estado.

"Si Petroperú va a pedir dinero del Estado para un proyecto, tiene que ir al Congreso. Nada puede hacerse fuera del marco de la ley; en su momento (la propuesta) irá al Parlamento", declaró en el programa La Hora N justo después de que Nadine Heredia afirmara que si la controvertida compra no es beneficiosa para el país, "simplemente no va".

En su intervención, Merino repitió lo manifestado por la esposa del presidente: que la citada adquisición será evaluada y que "si los números no salen positivos, no va".

"No hay ninguna situación vinculante porque Repsol no ha tomado una decisión en firme de vender sus activos. Es, simplemente, un auscultamiento, una evaluación en preliminar, y si los números no dan, simplemente no irá. (…) Petroperú es tan empresa como una empresa privada, y tiene que verse la forma de darle más valor", indicó.

EMPLAZA A HUMALADesde la oposición, en tanto, no cesaron las críticas. La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, emplazó al jefe de Estado a rectificarse y le preguntó qué espera para dar marcha atrás respecto del caso Repsol.

"El intento de violación a la Constitución, la poca transparencia del Gobierno en las negociaciones y la falta de criterio en la priorización de nuestros recursos evidencian que la compra de Repsol no tiene sustento", comentó y anticipó que, en este tema, "el fujimorismo dará la batalla en todos los campos".

SIN RUMBOPor su parte, el segundo vicepresidente del Parlamento, Juan Carlos Eguren, sostuvo que el Gobierno no tiene una concepción clara y definida del rol del Estado y de sus prioridades que, dijo, deben ser proveer a la población de servicios públicos de calidad y no generar desconfianza con temas como la posible compra de Repsol. "El análisis no va por el tema de la rentabilidad de la empresa; en esa misma línea podrían comprarse hoteles, bancos u otros bienes", señaló.

Agregó que las últimas declaraciones de Heredia son parte de una estrategia electoral con miras al 2016, en cuyo marco "se busca asociarla ante la población a todo lo que sea positivo, una buena noticia o un escenario de equilibrio".

TENGA EN CUENTA

- El congresista Luis Galarreta recordó que, en países como Venezuela, Bolivia, Argentina y Ecuador, el Gobierno maneja los precios de los combustibles y direcciona los subsidios, implementando una política populista que ha servido para la reelección presidencial.

- "La pretensión del Gobierno de comprar los activos de Repsol es un símil y forma parte de una campaña descarada en favor de Nadine Heredia con el uso de fondos públicos", indicó.