notitle
notitle

Yaquir Sato es un loco genial que, en silencio, está preparando una verdadera revolución en nuestra cocina. Su tímida personalidad hace que no tenga la presencia mediática que tienen otros grandes cocineros, pero a golpe de dedicación y, sobre todo, de ideas, desde la cocina de Costanera 700, ha lanzado una verdadera revolución gastronómica: la cocina de 'vivos'.

En su restaurante ha instalado inmensas peceras donde tiene vivas varias especies marinas como lenguados, conchas de abanico, conchas negras, ostras, pejesapos y más. De acuerdo, este concepto se usa desde hace mucho en la cocina asiática, pero su implementación en los sabores peruanos resulta novedosa y, sobre todo, sabrosa.

Con las conchas de abanico hace unos raviolones rellenos que son, literalmente, una dulzura. A las mismas conchas las cubre con una salsa de shoyu, limón, aceite de oliva y un toque de ají limo que las hace maravillosas. Tan frescas están que laten en la boca.

Y lo mismo pasa con el lenguado. Uno lo pide al peso (200 soles el kilo) y este llega, en acto reflejo, aún respirando y en tres preparaciones: sashimi, tiradito y tartar. Yaquir no es un genio, tan solo es un loco genial.