Sigue actualizado en nuestra APP

Claro que fue una misión de boicot (II)

“De Villarán a Castañeda, pasando por los últimos cuatro expresidentes, manchando ahora a Villanueva, y evidenciando a lobistas disfrazados de periodistas, todas las canteras políticas están implicadas”.

Rafael Vela

El equipo especial del caso Lava Jato del Ministerio Público, representado por el fiscal José Domingo Pérez y el fiscal superior Rafael Vela, suscribió el acuerdo con Odebrecht. (Foto: GEC / Video: TV Perú)

Claro que fue una misión de boicot (II). (Foto: GEC)

Augusto Rey
Augusto Rey

Los resultados de las últimas revelaciones de Odebrecht me hacen acordar de la misión de boicot contra el trabajo de los fiscales. Tal como escribí en esos meses de turbulencia, la misión de los operadores mediáticos y políticos que agitaron las aguas fue siempre una sola: impedir que la información fluya desde Brasil y así asegurar la impunidad de su entorno. Para recordarlo, transcribo partes de lo que escribí el 25 febrero, todo más vigente que en ese entonces.

Piensen ustedes mismos quiénes fueron y a quiénes protegían los que querían tumbarse las revelaciones de Odebrecht. Argumentaban que defendían los intereses del Perú, pero ahora sabemos, más bien, que se trataba de su defensa o la de su gente. Las estrategias para alcanzar ese fin fueron diversas, desde el intento de desautorización a los fiscales que habían logrado llegar a un acuerdo con la empresa (acuérdense de la Navidad estilo fiscal Chávarry) hasta la filtración del acuerdo mismo sabiendo que eso ponía en riesgo su suscripción.

Contrariamente a lo que vociferaban los operadores del boicot, resulta que las declaraciones sí están incluyendo todas las investigaciones en curso por Lava Jato, además de todos los proyectos en los que la empresa participó. De Villarán a Castañeda, pasando por los últimos cuatro expresidentes, manchando ahora a Villanueva, y evidenciando a lobistas disfrazados de periodistas, todas las canteras políticas están implicadas. Nadie parece estar protegido.

Aun así, los operadores del boicot quisieron hacerle creer al país que nada de esto daría frutos; que todo estaba arreglado. Con ese discurso se la jugaron para frenar las investigaciones y la búsqueda de la verdad. Casi lo logran, si no fuese por la gente valiente en la calle y el equipo de fiscales que lo impidió. No lo olvidemos.

Tags Relacionados:

Odebrecht

Ir a portada