(foto: Presidencia)
(foto: Presidencia)

Aunque parezca surrealista, Pedro Castillo se sigue zurrando en las normas de transparencia que su cargo lo obliga a respetar, pues ningún ciudadano está por encima de la ley, mucho menos el presidente de la República. Como si se tratara de un Kremlin tercermundista, el secretismo en Palacio no tiene cuándo parar y, ya se sabe, si en asuntos de gobierno se obra a escondidas, es porque algo turbio se está cocinando.

Es decir, como si el destape periodístico sobre sus actividades nocturnas en la calle Sarratea en Breña hubieran sido simple moco de pavo navideño, Castillo, erre con erre, continúa maniobrando en las sombras, ya no se sabe si pactando licitaciones, nombramientos absurdos o cualquier tipo de pago o intercambio de favores que necesita ocultar a la ciudadanía, pero lo cierto es que la peligrosidad de la ya excede el ámbito de las corruptelas o los eventuales favoritismos a costa de dineros públicos.

Con la anuencia del presidente, se consigna información falsa en el registro de visitas de Palacio de Gobierno. El funcionario que presta su nombre como destinatario, el presidente que recibe a las visitas que supuestamente van a reunirse con el funcionario, y las propias visitas, mienten: todos hacen trampa y falsean información.

Según el registro, incluso el jefe de Inteligencia Nacional, José Fernández Latorre, visita Palacio sin registrar el cargo que ostenta. ¿Por qué? Él no es un particular. De otro lado, su visita coincide en hora y lugar con la de Mary Coila, exsecretaria general del Movadef -Tacna, organismo generado de Sendero Luminoso, quien también llega a Palacio de Gobierno para reunirse con el presidente, pero diciendo que se juntará con un funcionario de segundo nivel.

Y no se trata de un único evento subrepticio, se registran también otras reuniones encubiertas bajo la modalidad de visitas a un funcionario de la Subsecretaría presidencial, pero que en realidad corresponden a encuentros de Castillo con dirigentes del Fenatep, algunos de los cuales se dan el lujo de hablar incluso de un “gabinete social y popular” (¿?), “alterno” al que encabeza Mirtha Vásquez…

Lo que está sucediendo con la agenda paralela de Palacio es, pues, muy grave. El presidente Castillo debe dar, hoy mismo, explicaciones al país.

TAGS RELACIONADOS