Ante la realidad de que viviremos en modo pandemia conviene acelerar de una vez las medidas para el uso responsable de la calle, dice la columnista.
Ante la realidad de que viviremos en modo pandemia conviene acelerar de una vez las medidas para el uso responsable de la calle, dice la columnista.

Ante la inminencia de una segunda ola, se hace urgente promover una estrategia nacional de espacios públicos que permita darle calidad de vida a la ciudadanía y a la vez resguarde su salud. El gobierno, al inicio de la pandemia, dio anuncios atrevidos que se diluyeron en su implementación, como la promoción de ciclovías y acciones estratégicas de uso de los espacios públicos. También anunció un ambicioso plan de construcción de vías vecinales que hasta el momento no da señales de iniciar.

Sin embargo, el país ya no puede esperar más y ante la realidad de que viviremos en modo pandemia conviene acelerar de una vez las medidas para el uso responsable de la calle.

Estas podrán, por un lado, ofrecer alternativas de recreación, deporte y cultura a la vez que cobijar otros usos que antes, en su mayoría, solían ocurrir tras puertas cerradas: encuentros familiares, reuniones de trabajo, celebraciones, etc. Por otro lado, una estrategia nacional de espacios públicos permitirá la reactivación económica –que tanto se necesita– al activar desde lo barrial oportunidades comerciales así como darles una chance a algunos de los sectores más golpeados, como el de la cultura o el de eventos.

Así, propiciar calles con prioridad peatonal, con horarios restringidos a los vehículos automotores; promover el uso de segmentos de las pistas para negocios en condiciones de limpieza y salubridad, incentivar ferias itinerantes como aquella que se presentó en el webinar Experiencias Innovadoras en Respuesta al COVID-19 organizado por la Escuela de Gobierno – PUCP y que daba cuenta de cómo en la Municipalidad de San Jerónimo (Apurímac) organizó un camión-tráiler para llevar calle por calle alimentos a sus ciudadanos.

Así, ellos no tenían que acercarse al mercado y evitaban las aglomeraciones. Ideas creativas hay muchas, el gobierno nacional debe dar los incentivos para que los gobiernos locales las puedan implementar.

TAGS RELACIONADOS