Almendra Gomelsky,Conductora de TV Autor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Almendra Gomelsky nos ha acostumbrado a su presencia en la televisión: figura de Nubeluz y Oh Diosas!, pronto volverá a la televisión con la segunda temporada de Perú tiene talento, el reality de Frecuencia Latina.

¿Tu dulzura es natural?(Ríe). Me río porque en casa no dirían lo mismo. Quienes gritamos mucho y hacemos demasiado aspaviento somos, al final, bastante dóciles. Soy exigente conmigo y con quienes me rodean, pero también tengo mi lado dulce, que es natural, nada fingido.

Con Nubeluz fuiste una figura de la TV latinoamericana.Sí. Mucha gente no imaginaba que el programa era peruano, que acá había muy buena producción: llegamos a Japón, Turquía, EE.UU… a 22 países.

¿Te sentías una rockstar?Jamás. A pesar de que vivía en una nube (hace referencia a Nubeluz), siempre pisé tierra (ríe). El día que sentía que me estaba 'elevando' un poquito, buscaba a alguien que me volviese a tierra. Además, el éxito es tan efímero que la gente debe verte como en realidad eres. La fama me llegó joven, tenía 20 años, mi vida era muy agitada, pasaba mucho tiendo viajando, haciendo conciertos y, por ello, dejé muchas cosas; por ejemplo, aplacé mis ganas de ser madre. Algunos podrían decir "qué bacán tu vida, ir de un lado a otro, vivir tantas cosas", pero yo deseaba estar en casa, haciendo lo que todos hacen; gracias a Dios en esa época no había la prensa de hoy (risas).

¿Eras bohemia?Sí, mi casa era como una peña, y Barranco era nuestra vida. Pero no me juergueé porque me casé a los 18 años y mi carrera en la tele empezó dos años después… pero todavía tengo tiempo para juerguearme (risas).

Yo veía Nubeluz por ti y por Mónica Santa María…Muchos dicen eso… aunque no sé si por nosotras o por los shorcitos (risas). Quienes idearon el programa tuvieron claro el negocio: captar a los padres para que sus hijos viesen el programa.

Tú me gustabas más que Mónica…Ay, sí, claro: había más carne (ríe).

Llevas muchos años en la televisión…Además de mi etapa en Nubeluz, estuve ocho años en Oh Diosas! Allí me di cuenta de que no puedo pasar muchos años haciendo lo mismo, que necesito explorar cosas nuevas.

¿Y qué tan 'odiosa' eres?Como todas (risas). Me encanta ser mujer, pero admiro la simplicidad del hombre; las mujeres somos muy complicadas, queremos hacer de todo y perfecto.

¿Sientes que el Oh Diosas! que ustedes hacían era el que una mujer moderna e independiente era lo que quería ver?Qué quiere ver la gente es un tema bien complejo. Nuestro público mayoritario no estaba en el AB sino en el C emergente, que quiere mejorar su calidad de vida. Oh Diosas! presentaba a una mujer común y corriente, que trabaja, que no se queda en casa cocinando, que compite día a día con el hombre.

¿El Perú tiene talento?Sí, es creativo, es talentoso, más de lo que estamos viendo. Sucede que, culturalmente, el peruano es rochoso, no se la cree, se cohíbe; le da miedo, le da vergüenza enfrentarse al público.

¿Qué piensas de la abundancia de realitys?La televisión tiene sus momentos; hoy todo son realitys; se saca lo bueno y lo malo de la gente, y si es malo, mejor. Eso sí, Perú tiene talento tiene por misión sacar lo más talentoso que tiene un ser humano.

¿Quién es más insoportable: Carlos Galdós o Beto Ortiz?Los dos (risas). Con Beto recién estoy chambeando y se está portando correctísimo, es un amor a pesar de que es muy ácido. Espero que nos sigamos llevando bien porque si no me va a hacer leña (ríe). Carlos es un chiste, hiperactivo; es como un niño pero es encantador. Cecilia Bracamonte y yo ponemos la calma.

Magaly Medina ironizaba mucho contigo…Así es este negocio, ambas lo conocemos muy bien, pero yo decidí no seguir su juego. Ella se tenía que agarrar de alguien, sobre todo con quienes les iba bien, y anosotros nos iba bien: con Carlos no lo iba a hacer porque son amigos; Cecilia Bracamonte es una institución; entonces, quedaba yo; pero como no jugué me tuvo que soltar, aunque luego habló de mis cirugías.

¿Te has hecho cirugías?En la cara no (ríe), me muero de miedo. Sí me hice una lipo, me reduje las chichis… estaban grandes, yo nunca tuve, pero después de mis hijos aparecieron, y nunca se me fueron (risas), me traumé y me las quité, y aun así tengo un poco.

¿Te harías una cirugía?Sí, pero soy temerosa de las consecuencias de las cirugías, he visto casos terribles, y me muero de miedo de que no se vea natural, de que me pase algo en la cara, que es mi instrumento de trabajo. Hoy hay métodos menos invasivos, que no requieren cortes y ellos sí me los haría; el bótox no me gusta: me lo puse una vez y quedé horrorosa, no hay forma de volverlo a hacer.

AUTOFICHA

- En el reencuentro de Nubeluz mis hijos no podían creer que su madre estuviese en el escenario vestida de galáctica (ríe). Ellos nacieron viéndome en la televisión.

- Nací en Argentina. Llegué cuando tenía 10 años. No dejo de sentirme un poco argentina, pero amo el Perú y siempre vuelvo a vivir aquí.

- Extraño caminar por Miraflores, ver el mar, la bohemia. En mi casa todos eran muy bohemios; con mis hermanos agarrábamos la guitarra y nos poníamos a cantar.