Solo cada cinco años

“No conviene atropellar a las instituciones. El presidente nombró una comisión que daría ideas para reformar el sistema judicial”.

PALACIO DE JUSTICIA

Venganza y justicia. (USI)

(USI)

Mariella Balbi
Mariella Balbi

La escucha de los audios vinculados al sistema judicial generó repulsa consensuada y la exigencia de enfrentar esta corruptela por la salud cívica del Perú. El cómo hacerlo genera hondas discrepancias y, fatalmente, polarización.

Para juzgar y sancionar existe un corpus jurídico, probablemente algo vetusto, oliendo a naftalina, que desespera a los más apasionados. Un sector quisiera la guillotina ya, ya, sin dilaciones. Pero para obtener un resultado positivo y sólido hay que guardar las formas; si no, caeremos en la carnicería. A quien aparezca en un audio le cae la moledora de carne.

Nada cambiará el repudio nacional frente a lo escuchado. Pero es importante saber cómo se originaron estas grabaciones autorizadas por un juez y cuáles no fueron legalmente grabadas. Aún no oímos a ningún abogado de los mafiosos (al inicio eran de construcción civil, luego se les vinculó con el narco ‘Caracol’). Quienes serán juzgados tienen derecho a un debido proceso y la ciudadanía también exige transparencia. Conocer lo ‘chuponeado’ por entregas coloca al país bajo el criterio de algunas personas.

El destape no puede tener un objetivo político, la gente no es boba, se da cuenta de la intencionalidad. Hay un sector bullicioso de la opinión pública que quiere la disolución del Congreso y que vayamos a nuevas elecciones para sanear éticamente al país. Detrás de ello solo se observa oportunismo e interés propio.

Somos un grupo enorme de ciudadanos que queremos calma institucional para el Perú: en suma, elecciones cada cinco años. Lo indica la Constitución que nos gobierna. Si el presidente se deja llevar por esos cantos de sirena ya escuchados hace varios meses, sería veneno para la maltrecha institucionalidad democrática. Quienes rumorean sobre un golpe blanco no están delirando. El deseo existe.

No conviene atropellar a las instituciones. El presidente nombró una comisión que daría ideas para reformar el sistema judicial. Pese a estar integrada por gente de primera, no puede suplantar al Congreso. Miembros de la comisión afirmaron algo insólito: que solo la permanencia de Pablo Sánchez en la Fiscalía garantiza la independencia del Ministerio Público, cuestionando la sucesión institucional de Pedro Chávarry.

¿Sus propuestas estarán influenciadas por su opinión? Lo veremos. No olvidar que ya desde el caso Madre Mía hemos visto malos manejos en el sistema judicial. Hay agendas pero no audios, hay sentencias ominosas y fiscales que nunca escucharon audios reveladores. También hubo silencios, pero ahora hay gritos. El orden constitucional es uno, no varía de acuerdo al hígado, naranja o rojo, de cada quien.

Tags Relacionados:

Opina.21

Mariella Balbi

Ir a portada