CIERRE TEMPORAL. Congreso está dividido y afectará la economía. (AFP)
CIERRE TEMPORAL. Congreso está dividido y afectará la economía. (AFP)

WASHINGTON (Agencias).– Al cierre de esta edición, los parlamentarios demócratas y republicanos no llegaban a un acuerdo para aprobar el plan presupuestario por lo que era inminente el cierre temporal del Gobierno federal, lo que significaría a enviar a casa a más de 800,000 funcionarios durante el tiempo que dure la falta de fondos y podría costar más de 1,000 millones de dólares a las arcas públicas, según la Casa Blanca.

La Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, insistió en aprobar un plan que significaba retrasar durante un año la entrada en vigor de una parte clave de la reforma sanitaria (conocida como Obamacare), mientras que el Senado, liderado por los demócratas, rechazó la enmienda propuesta y dijo que el Obamacare no era negociable.

A partir de enero, la reforma sanitaria obligará a todos los estadounidenses a contratar un seguro de salud y a su vez el Gobierno subvencionaría los seguros médicos de los miembros del Congreso y de los funcionarios de la Casa Blanca, incluido el presidente, Barack Obama.

TENGA EN CUENTA

- Pese a la falta de fondos, el Gobierno federal mantendría servicios esenciales relativos a la seguridad nacional, correos, tráfico aéreo y la seguridad ciudadana.

- Cerrarían parques nacionales y se retrasarían emisión de pasaportes y visas.