notitle
notitle

Acabamos de vivir una experiencia plena de bebidas y comidas en Chile. Visitamos varias bodegas y restaurantes, algunos notables… porque no es verdad que en Chile se coma mal, y no necesariamente por la influencia peruana. Sin embargo, es innegable que esta se siente. Uno de los lugares donde hay varias pinceladas de este legado es Mestizo, un restaurante que está en pleno Parque Bicentenario, en el hermoso barrio de Vitacura. Allí sirven platos tradicionales chilenos, pero también cebiches y tiraditos a la peruana. A nosotros nos sirvieron un tiradito de locos con palta que no estaba mal, pero que llegó con exceso de mayonesa. El pastel de choclo (con pino y carne aliñada) resultó mucho mejor, y el asado de tira con mote (trigo sería para los peruanos) nos gustó tanto que lo acabamos. Aplausos para la selección de vinos (siempre chilenos, donde destacaron el Sauvignon Blanc y el Pinot Noir de la bodega Amayna) y loas para los postres. Sin duda, Chile es hoy un espacio para comer con gusto (y, claro, con muchas cosas por afinar). Atrévase.

TAGS RELACIONADOS