notitle
notitle

Dr. Rodrigo Rondón, Opina.21familia@peru21.com

Los cambios en las rutinas familiares son fácilmente percibidos por la mascota de la casa.

Cuando los chicos empiezan el colegio, el perro o el gato, que durante las vacaciones disfrutaron de la compañía de los más pequeños de la familia, se mostrarán desanimados.

Incluso pueden aparecer síntomas de tristeza, decaimiento, falta de apetito y hasta ciertas conductas destructivas. Cada una de las mascotas reacciona de una manera distinta, pero lo cierto es que todas extrañan a sus dueños.

Es recomendable que los integrantes de la familia que se quedan en el hogar le dediquen más tiempo al animalito. Por eso, deben sacarlo a pasear y a jugar –el mayor tiempo posible– para que no se sienta aislado ni olvidado.

Además, es importante que, una vez que los chicos regresen a casa, luego de haber asistido a las clases, les dediquen también un tiempo a sus mascotas.

Tanto las caricias como los juegos aliviarán su desánimo hasta que nuevamente se acostumbren a la rutina.

El doctor Rodrigo Rondón atiende en la Clínica Veterinaria Rondón. Av. Pedro Venturo 104, Surco. Telfs: 448-6092 / 271-0373 / 271-5542