notitle
notitle

Carmen González,Opina.21c.gonzalez@infonegocio.net.pe

Es una de las raíces de la inseguridad ciudadana. De poco sirve que se incremente el número de policías si no se ataca el foco donde se construyen los antisociales: hogares violentos –llenos de frustración– que buscan el alcohol y las drogas como calmantes.

Se sabe que nuestros adolescentes se alcoholizan desde los 11 años. ¿Cómo, entonces, se permite que se publicite instaurar el jueves como el 'día de patas'?

El cerebro termina de formarse a los 25 años y el alcohol, antes de esa edad, puede ocasionar daños irreversibles. ¿El Estado no lo sabe? Ya en el 2008, Carmen Masías, directora de Devida, decía: "Darle alcohol a un adolescente es como emborrachar a un niño de dos años". Se entiende que la cervecera, por su voracidad, desea que el Perú entero consuma lo máximo. pero ¿qué hace el Estado para proteger a su gente?

Es un círculo vicioso que nadie se atreve a romper. Más adictos, más utilidades para la cervecera, más ingresos por impuestos, más contratos de publicidad para los medios, más dinero para tentar a famosos. Por ello se han vuelto intocables. A nadie le interesa la salud mental y emocional de nuestros muchachos.